adiós

jueves, 23 de septiembre de 2010

Los niños de Doisneau: menos es más

Un coche de carreras, una diligencia, un autobús, el coche de bomberos, el de Batman o el de El Santo, el de papá o el del tío, una astronave, un platillo volante, una tabla de surf o de body surf, un tren sin frenos, una cuadriga, un carro neo medieval intergaláctico, uno con bueyes, el coche de la poli, el de los ladrones, el taxi que lleva a mi hermano al cole, todo ello en unos restos de chatarra que no se mueven del sitio:

image

A partir de ayer, día 22, y hasta el próximo 17 de noviembre se puede visitar en la Fondazione Forma per la fotografia (Milán) una exposición más de las fotos de Doisneau. A sus conocidas fotos en blanco y negro se añade una serie en color, Palm Springs (1960), menos fácil de ver:

Otras fotos de la exposición.

El año pasado en la sala de exposiciones de Cajamadrid pudimos disfrutar de otra exposición de las fotos de Doisneau. También allí estaban presentes sus niños. A veces parecen inventados, soñados, imposibles de encontrar en la vigilia; otras, tan reales que resulta difícil soportar la emoción que producen, los recuerdos que evocan, las experiencias que, desde nuestra propia prehistoria infantil, vulcanizan hacia el presente. Son los niños de Roma città aperta que vuelven a la ciudad después de haber visto el fusilamiento de su cura. Un solo reproche que no sé bien a qué se debe. A veces, estas fotos, según el día o la hora, o quizá lo que haya comido o bebido, me resultan un pelín relamidas (Diccionario Seco, Andrés, Ramos. Relamido: Afectadamente pulido).

 imageEl reloj, 1956

imageLos hermanos, 1934

imageLes babis de Rivoli, 1987

imageTres niños de blanco, 1971

image El niño mariposa, 1945

Fotograma de Roma città aperta:

miércoles, 22 de septiembre de 2010

La huelga general del próximo día 29

Los videos que ha preparado UGT para promover la próxima huelga general del día 29 han provocado una cascada de críticas por su vulgaridad, chabacanería y mal gusto, según sus detractores. A mi me parece que están en la misma línea de muchas de las teleseries cómicas, como por ejemplo Aida, que quizá provoque las risas de algunos de los que han quedado horrorizados por los videos de Chiquilicuatre.

El próximo día 29 creo que cada uno debe hacer lo que considere oportuno. Propongo esta foto en sus dos vertientes posibles, como propaganda a favor de la huelga y como crítica a la misma:

    

     Que no te quiten el pan

 ali

      Con el pan no se juega

ali

Me cuesta, sin embargo, decidirme sobre cuál es la versión a favor y cuál es la versión en contra de la huelga.

martes, 21 de septiembre de 2010

Aldabas de Cádiz. Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (II).

Clica aquí para ver la Primera serie: Deterioradas o ausentes.

Clica aquí para ver la Segunda serie. Animales (I): Leones, elefantes y caballos.

Clica aquí para ver la Segunda serie. Animales (II): Peces y ánades.

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (I).

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (II).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (I).

Como en la anterior entrada, mezclo en esta formas puras o casi con otras que contienen algún motivo, a menudo vegetal. Evito añadir otras citas sobre Cádiz. La gracia de estas aldabas y la que quizá se le ha contagiado a las fotos reside en su concreción y al tiempo en su variedad. La diferencias formales, si no fuera por la comunidad de uso, harían a veces dudar de que se trata del mismo utensilio. Las aldabas son una república federada. Los distintos materiales, su estado y la combinación con las puertas añaden puntos de divergencia que permiten admirar la amplitud de posibilidades sin perder de vista el destino común a todas.

Foto1078imageFoto1091Foto1207imageFoto1221Foto1227Foto1240Foto1275Foto1246Foto1249Foto1285Foto1252Foto1259Foto1260Foto1261Foto1262Foto1263Foto1265Foto1266Foto1268Foto1269Foto1271Foto1276Foto1277Foto1278Foto1281Foto1283Foto1287Foto1289Foto1290Foto1291

92 horas de Lost

Aunque en los dos casos te puedas perder con el argumento, no es lo mismo estar perdidito por la serie televisiva Lost  que haber echado a perder tu tiempo con ella. Quien haya asistido al maratón del que da cuenta Guardian quizá no dé por perdido el rato.