Viaje a Francia en 2016

jueves, 10 de septiembre de 2015

El amor ido, el amor yéndose, casi una pequeña y agradable molestia: El puente Mirabeau, manuscrito por su autor

En París, de viaje o en sueños, nos digo que vayamos al Puente Mirabeau, pero siempre está demasiado lejos, hay otras cosas que visitar.  Como si prefiriéramos pensarlo, vagamente sentirlo sin haberlo conocido, nunca vamos a verlo. Así ocurre con los símbolos del principio de las historias de amor, trascedentes en la conciencia, en el recuerdo, insignificantes en la realidad. Son la mala música de Proust, no los desprecies.

Lo real perdió la partida con lo ensoñado hace ya treinta años, pero se ha convertido en una forma de la conciencia, de la memoria, un puente por el que solo se va hacia atrás, infinitamente. A decir verdad, lo real fue un  espacio impreso en un libro. Todo empezó allí. Y allí irán  mis cenizas por un instante,  el tiempo de recordar y cerrar el libro, serán un marcapáginas invisible, salvo para ti.

El puente de verdad, tumba efímera de agua, fue para otros poetas. ¿Sabes que acabo de leer que Celan seguramente se lanzó al Sena desde allí?

¿Tú, cuando me haya ido, me llevarás en el el recuerdo a ver el Puente Mirabeau, sentirás esas manos pequeñas mías bajo las que pasa la corriente? Apollinaire corrige el verso, donde había escrito L’amour s’en est allé, se fue, se ha ido, escribe s’en va, se va, se está yendo. Siempre se está yendo. En ese viaje iré sin peso  y te llevaré al sur de la Capital, al colegio interno que fue tu nido fiero, te llevaré allí, descasarás en el campo. Tendrá  mérito el gesto, pues será después de que yo me haya ido, de que tu te hayas ido, en el futuro recuerdo.

(Fuente de la imagen)image6_thumb

El Puente Mirabeau
Bajo el puente Mirabeau corre el Sena
Y nuestro amor
¿Es necesario que lo recuerde?
La alegría viene siempre tras la pena
Llega la noche suena la hora
Los días se van yo me quedo
Con las manos unidas estamos cara a cara
Mientras bajo el puente
De nuestros brazos pasa
La ola tan cansada de las eternas miradas
Llega la noche suena la hora
Los días se van yo me quedo
El amor se aleja como este agua que huye
El amor se aleja
Lento como la vida
Y violento como la esperanza
Llega la noche suena la hora
Los días se van yo me quedo
Pasan los días y pasan las semanas
Ni el tiempo que se fue
Ni los amores vuelven
Y bajo el puente Mirabeau corre el Sena
Llega la noche suena la hora
Los días se van yo me quedo

Trad.  Manuel Álvarez Ortega (Mil años de poesía europea, Francisco Rico, Rosa Lentini, Barcelona, Blacklist, 2009)

(Enlace a un artículo que contiene otras versiones)

Clica aquí para oír la poesía recitada por e mismísimo Appolinaire.

La gran versión de Ferré acentúa  la tibia melancolía del poema, cantado como si de una balada popular parisina se tratara. El aire distraído de cantautor, como de actor callejero, a mitad de camino entre el vate y el bobo de barrio, dan la medida personal y universal de los sentimientos evocados, un cruce entre el río presocrático de Heráclito y el tremendamente feo y desamparado personaje de la Revolución, . Fantásticas resulta esas miradas a un cielo de París ausente y que quizá por eso mismo uno no puede dejar de ver, un amanecer en que todo sigue y el amor ido se ha hecho casi una pequeña y agradable molestia,  un ritual de la memoria.

Que el poema apolíneo es uno de los orígenes de la poesía de la experiencia lo muestra su disponibilidad a convertirse en canción pop. Marc Lavoine casi pudo con él, casi lo devastó.

martes, 8 de septiembre de 2015

Se vende o alquila. Nuevos nichos de mercado. Repunta el precio de la vivienda. Lo que antes no se vendía empieza a salir a la venta. Medioreedicón de entradas

Vd. se lo merece, lo sabe y se lo puede permitir. Lista para entrar. Venta o alquiler

El repunte del precio de la vivienda equivalente a un 4,2% en el segundo trimestre ha orientado la actividad de nuestra cadena de agencias a abaratar los precios del enorme stock a disposición. Con el objetivo de renovar nuestra oferta cara a la nueva y próspera temporada que se avecina proponemos viviendas procedentes de deshaucios, de abandonos, estragos, inacabadas algunas de ellas, a precios convenientes.

En este sector tradicionalmente nada que no oliera a ladrillo podía interesar a los compradores. Hoy en día, sin embargo, todo está cambiando. Prueba de ello es  esta magnífica residencia urbana, situada en el prestigioso barrio de Salamanca (Madrid). Una ocasión única:

Pronuncie las palabras mágicas: “Me lo merezco y lo sabo”. Tenemos una financiación a su medida

2 (2)

 

19112011064

19112011065

19112011066

19112011067

domingo, 6 de septiembre de 2015

Pequeño catálogo de tumbas. Nuevas y reeditadas

(Salvo indicación expresa, fotos  y textos de J. Brox)

Tumbas sin cruz

IMGP5391 (2)

IMGP5400 (2)

Tumba entre dos orillas

IMGP1246

Tumba sin apellidos

IMGP0522

Quienes nos quieren no nos llaman  por nuestro nombre y apellido. Y, sin embargo, cuando encargan la inscripción que debe figurar en nuestra tumba, nos apuntan con la filiación completa, como constamos en los registros, en la cartilla de ahorros, en el correo que todavía llega a casa, en todo el inútil rastro de documentos que los muertos guardan en nuestros cajones.

Para los vivos, los muertos dejan pronto de ser para transformarse en él, ella. Pero, hasta que las letras del pronombre cambian del todo, pasa un tiempo en que revisamos sus enseres, usamos su ropa, los mejores zapatos que dejaron, la cartera casi nueva que caprichosamente desdeñaron y no queremos sentarnos en su sillón. Entonces, todavía no son él o ella, y , como un resto de cuando les llamábamos por su nombre,  llevan nuestra incómoda  mano cogida en su bolsillo o de repente encontramos los sudokus que olvidaban entre las páginas de un libro. Si hace falta, incluso nos ponemos sus calcetines. Los notarios, las funerarias, los bancos, por otro lado, se empeñan en acelerar el proceso que lleva del vocativo al nominativo, que sustituye la presencia ligada a un nombre por el nombre y apellidos sin cuerpo. Entre ellos y el tiempo, casi ganan la batalla. Sin embargo, cuando menos lo esperamos, quizá un ocioso día de verano, en un maldito duermevela que se escapa al control, volvemos a llamarlos. Ni están ni se les espera, pero todavía no hemos aprendido que ya es casi él, ella, y no va a responder, no se va  a molestar nunca más  porque no le dejamos en paz ni para mear.

Vamos, quizá unos meses después, al cementerio y las letras de bronce que brillaban demasiado, se van pareciendo a las de los antiguos residentes. Leemos el nombre completo,  el del libro de familia, y pensamos que ese fue nuestro marido, amante, hermano. Tú, corazón mío, a quien  llamaba sin parar en mi ayuda, como un injusto reflejo, has pasado de ser tú, a secas, a ser  Vargas Heredia, hija y nieta de Camborios.

Por eso, entre los ilustres prohombres de un cementerio civil de postín sentí el grito que salía del nicho de Antonia, a la que alguien quiso evocar en carne y hueso en cada visita, alguien que se negaba a darla por muerta del todo, alguien que no sabía que las flores marchitan sin remedio y en lugar de olor proyectan sombras.

Tumba con amor y espinas

IMGP0485

Alguien me contó una bronca marital. La mujer había hecho unos huevos fritos con chorizo al marido. Pero él se negó a comérselos porque decía que estaban hechos sin amor. No sé si es que tenían galladura, si el chorizo no estaba cortado como cuando eran novios o chorreaban aceite. O tal vez eran perfectos, mejor hechos incluso que nunca antes, unos huevos fritos con chorizo de ensueño… pero sin amor. Y así, ay, no soy nada.

Tumba de un poeta

Si he perdido la voz en la maleza…IMGP0487

¿me queda la palabra?IMGP0444

Paco Ibáñez, a punto de quedarse sin voz.

Tumba de un hincha

hincha

Qué manera de subir y bajar de las nubes,/ ¡qué viva mi Atleti de Madrid! (…)/ Paseo de los melancólicos,/ Manzanares cuánto te quiero. (…)/ Ni merengues ni marrones,,/ a mí me gustan las rayas
canallas de los colchones. (…)  J. Sabina

El alto valor simbólico de la bufanda, quizá solo comparable, entre los accesorios de vestuario, con el de la gorra y la corbata, queda patente durante las rebajas, en las que todo lo relacionado íntimamente con el cuello casi no tiene descuentos. El cuello te lo ofrecen los perros en señal de entrega y los dueños duros de estos animales se lo cubren con collares, a veces de color rosa, ensartados de pinchos, como si estuvieran gritandonoli  tangere ahí, macorina, salvo yo, el amo. El cuello sobreprotegido con fulares, e menudo conjuntados con un buen número de pulseras de cuero, entre las que a veces se ve una bandera patria, indicio de un plus de gusto, de refinamiento, expresión del deseo de distanciamiento con respecto a los que no se cuidan, a los que por tener no tienen ni un mundo propio. Y es que a menudo al cuello se reservan los mejores tejidos, la seda, el cachemir y las combinaciones de color más expresivas, los estampados más audaces. Tiene, pues, la bufanda la virtud de concentrar como pocas prendas mensajes lanzados al mundo y al interior de quien la porta, nos afirma ante los otros y ante nosotros mismos. Cruzada, anudada a lo Dylan, con doble vuelta de juventudes de algún partido, larga, como la de Umbral, ligera o pesada, por fuera o por dentro del gabán, por momentos, en los interiores o cuando acelerados en invierno nos acaloramos llega a agobiar, y entonces pasa de ser un refugio, un pequeño tronco salvavidas de la intimidad mostrada, a un objeto que tiende a perderse, a enrollarse como papel de váter, a colgar como despojo del antebrazo.

La bufanda de la foto, como los perros de mármol o piedra de las esculturas medievales, tiene la función de evocar la fidelidad, la constancia, la perseverancia del hincha en el afecto por su equipo. Los perros y las bufandas, cuando están contentos, saltan al cuello, tienden a rozarnos con sus fauces, con la suavidad del tejido, pero, cuando están tristes o cansados, caen al suelo o se tienden a nuestros pies,  y a veces nos hacen tropezar  en la verdad de que estamos solo de paso por Paseo de los melancólicos.

Tumba de los signos

IMGP1642

La tumba de Dafne

IMGP0526

Advierte que sus cabellos le caen por el cuello sin aliño y se dice: “¿Y si se los peinara?” Ve sus ojos que resplandecen como ascuas y semejantes a estrellas, ve su boca, que no basta con ver, se extasía con sus dedos y manos, con sus brazos y con sus antebrazos desnudos en más de la mitad; y las partes ocultas las supone mejores aún. Pero ella huye más veloz que la brisa ligera, y no se detiene a estas palabras con que él la llama: "Ninfa, por favor, Peneide, detente; no soy un enemigo que te persigo; detente, ninfa". Así huye la cordera del lobo, así la cierva del león, así las palomas, con las alas revoloteando, del águila; cada una de sus enemigos; el amor es el motivo que tengo para seguirte. ¡Desgraciado de mí! No vayas a caerte de bruces, no vayan las zarzas a señalar tus piernas que no merecen ser heridas, y no vaya yo a ser causante de tu dolor. Son fragosos los pasajes por donde te precipitas; no corras tanto, yo te lo pido, y modera tu huida; también yo te seguiré más despacio. Pero entérate de a quién gustas; no es un habitante del monte, no soy un pastor, no un ser repelente que guarde aquí  vacas o rebaños de ovejas. No sabes temeraria de quién huyes,  y por eso huyes. A mí me obedecen como esclavas la tierra de Delfos y  Claros y Ténedos y la residencia real de Pátara…Infalible es mi flecha, pero  hay una que lo es aún más  que la mía, y que ha causado una herida en mi corazón antes intacto…

Aún iba a seguir hablando cuando la Penea huyó a la carrera, despavorida, y al abandonarlo dejándolo con la palabra en la boca, aun entonces le pareció agraciada; el viento le descubría las formas, las brisas que se le enfrentaban agitaban sus ropas al choque, y un aura suave le empujaba hacia atrás los cabellos; con la huida aumentaba su belleza.  Pero el joven dios no puede soportar por más tiempo dirigirle en vano palabras acariciantes, y, obedeciendo a los consejos de su mismo amor, sigue sus huellas en carrera desenfrenada.(...).  Sin embargo el perseguidor, ayudado por las alas del amor, es más rápido, se niega el descanso, acosa la espalda de la fugitiva y echa su aliento sobre los cabellos de ella que le ondean sobre el cuello.  Agotadas sus fuerzas, palideció; vencida por la fatiga de tan acelerada huida, mira a las aguas del Peneo y dice: "Socórreme, padre; si los ríos tenéis un poder divino, destruye, cambiándola, esta figura por la que he gustado en demasía". Apenas acabó su plegaria cuando un pesado entorpecimiento se apodera de sus miembros; sus suaves formas van siendo envueltas por una delgada corteza, sus cabellos crecen transformándose en hojas, en ramas sus brazos; sus pies un momento antes tan veloces quedan inmovilizados en raíces fijas; una arbórea copa posee el lugar de su cabeza; su esplendente belleza es lo único que de ella queda.  Aun así sigue Febo amándola, y apoyando su mano en el tronco percibe cómo tiembla aún su pecho por debajo de la corteza reciente; y estrechando en sus brazos las ramas, como si aun fueran miembros, besa la madera; pero la madera huye de sus besos. Y el dios le habla así: "Está bien, puesto que ya no puedes ser mi esposa, al menos serás mi árbol…".

Ovidio, Metamorfosis, Biblioteca Gredos, 2008, p. 23-25. Trad. Antonio Ruiz Elvira, decano de la facultad en la que estudié y a quien, seguramente con algo de injusticia, intentamos dar tanto la lata.

Tumba con mensaje

image

Tumba de la burbuja inmobiliaria pinchada

image

Tumba a ras de suelo

17062013977

Tumbas de otra fe

“Quienes habíamos comprado  (bastante barata, ciertamente) la felicidad del siglo XX, nos dimos cuenta bastante tarde de que cualquier felicidad que pueda mercantilizarse como liberación colectiva es, necesariamente, falsa.

La felicidad es una abstracción bancaria que se vende como una promesa de bienestar permanente. En el mejor de los casos, como una promesa de futuro al modo bolchevique, católico o nacionalista. Y es una mercancía para masas ansiosas de comprar cualquier medicina que les persuada de que están en este mundo para algo.” (Azúa, Felix de, Autobiografía de papel, Mondadori, 2013, p.105)

image

image

image

image

IMGP0469

IMGP0495

IMGP0501

image

IMGP0449

IMGP0523

Tumba ingrávida

IMGP0270

Tumba común

IMGP3136

Tumba con post it

IMGP1313

Tumba tan a gustito los dos

IMGP3772

Despertar en la tumba

17062013018

¿Tumba de la democracia?

06042013335

Sin tumba

07072012184

Tumba ilustre

11102012218

“El ataúd era barato, y el coche  fúnebre, de aspecto lastimoso…Cuatro carruajes siguieron al coche fúnebre (llevaba el número 13). Gide dijo que siete personas siguieron el ataúd, pero Miriam Aldrich dijo que eran catorce, incluida ella misma...Cuando se bajó el ataúd, Douglas casi se cae a la tumba... Fue enterrado en la tumba decimotercera de la fila séptima de la sección decimoséptima en Bagneux…Las humillaciones de Wilde habían terminado... Los restos de Wilde fueron trasladados de Baigneux al Père Lachaise cuando se levantó aquí el famoso monumento funerario de Epstein, en 1909. Cuando Ross murió, en 1918, en su testamento pidió que sus cenizas fueran puestas en la tumba, lo cual se hizo. El monumento lleva una inscripción de la Balada de la Cárcel de Reading:

And alien tears will fill for him/Pity’s long-broken urn/For his mourners will be outcast men/And outcasts always mourn
Ellmann, Richard, Oscar Wilde, Edhasa, 1990, p. 660-662 y 666.

Tumba a la vista. Algo se le había olvidado

IMGP1195

Tumba de Bert Hardy

15 novembre

Il y a un temps où la mort est un événement, une ad-venture et à ce titre, mobilise, intéresse, tend, active, tétanise. Et puis un jour, ce n’est plus un événement, c’est une autre durée, tassée, insignifiante, non narrée, morne, sans recours: vrai deuil insusceptible d’aucune dialectique narrative (R. Barthes, Journal de deuil, Points, 2009, p.60)

C'era una volta Londra, la guerra ha gli occhi di Bert HardyPhotograph: Bert Hardy/Getty Images (Fuente)

El ala de la muerte siempre está dispuesta a acariciarte, a cualquier hora. A veces,  te llega solo la corriente del aire que mueve en la distancia. La sentí de pequeño a través de los gritos de la vecina del piso de abajo. Al despertar, se encontró a su marido tibio junto a ella y se puso a chillar. Mi padre, con la pereza doméstica de los médicos, fue a ver qué pasaba y volvió al rato para dar fríamente la noticia. La vez siguiente, el ala me entró por los ojos, por el resquicio de una puerta a través de la que vi a mi abuelo muerto, muy viejo, pero con la expresión seria de siempre. Fue sólo un fogonazo, una cabeza en medio de  una raya vertical de luz. Caprichos del recuerdo, que rehúye  lo fundamental, mi memoria se empeña en verlo sobre una mesa, no sobre una cama.

Después, hubo alazos helados, fríos y secos, puñetazos sobre una mesa demasiado frágil para tanta saña. Pero también toquecitos en la espalda, como para hacerse recordar, llamadas perdidas. Alguna compañera, el padre de algún medio amigo.  Desde hace no mucho, contemplo el revoloteo del ala con la inquieta serenidad que da ver las esquelas del periódico. Esta misma mañana, en el bar, alguien me pillo con las del Heraldo…y yo ni cuenta me había dado de que al ojearlo me quedé parado unos segundos más en esa página que en las otras. También he visto al ala  amenazar sin cumplir la amenaza al instante, difiriendo la acción, con la seguridad bancaria de quien sabe que esa deuda no va a quedar pendiente, pero dejando respirar al interesado.

Durante la guerra, el ala de la muerte debe entra en un éxtasis orgiástico, repartiendo mamporros por doquier, como un motor que gira con engranajes imprevisibles. Así es como la imagino, borracha, vomitando lo que come poco después de haberlo ingerido, colándose en callejones, indiferente, menos selectiva que en tiempo de paz, caprichosa, sin importarle perder plumas en las paredes de los callejones por los que se mete. A todo está dispuesta, con tal de entrar en ambientes domésticos y poderse sentar a desayunar con las familias, con tal de colarse entre los visitantes de los hospitales, de acercarse a los colegios.

Pero, los niños, ay, los niños de la calle son capaces de jugar a pídola y volar sobre el precipicio, por encima de las lápidas. Yo fui niño sin guerra  y seguramente menos desgraciado que la mayoría de los que aparecen en las fotos de Hardy, pero enseguida supe que el ala no respeta edades.

IMGP0902

L. Dalla, desafortunado como pocos con la traducción de sus canciones al español. Actualización de entradas

Lucio Dalla bambino: le foto inedite in maschera


(L. Dalla vestido de niño torero)

Las versiones españolas de las canciones italianas suelen ser una cosa deplorable, buena prueba de ello es el mismísimo Battiato. Tampoco L. Dalla, tristemente fallecido hace pocos años,  se libró de pagar el peaje de unos traductores o adaptadores poco atentos al encanto del original y aún menos al acervo lingüístico del español. Si a eso se le añadía la labor de unos malos consejeros, o tal vez la ausencia de ellos en cuestiones fonéticas, el resultado podía ser el del primer video que insertamos. Se trata de una de las canciones más conocidas del Dalla de los primeros años setenta, 4/3/1943, seguramente su fecha de nacimiento. En ella, la voz que canta cuenta su vida como si fuera la de un Jesucristo actual.
La versión española:

Me limito a señalar que el jola Jesús (3), la hora más dulce antes de caer matadoese pecho de mamasita que sabía de mar, el aún jora que juego a cartas, no tienen desperdicio aljuno.

La versión original:
Dice che era un bell'uomo
e veniva, veniva dal mare...
parlava un'altra lingua...
però sapeva amare;
e quel giorno lui prese mia madre
sopra un bel prato..
l'ora più dolce prima di essere ammazzato.
Così lei restò sola nella stanza,/la stanza sul porto,/con l'unico vestito
ogni giorno più corto,/e benché non sapesse il nome/e neppure il paese
m'aspettò come un dono d'amore/fino dal primo mese./Compiva sedici anni quel giorno/la mia mamma,/le strofe di taverna/le cantò a ninna nanna!/e stringendomi al petto che sapeva/sapeva di mare/giocava a far la donna
con il bimbo da fasciare./E forse fu per gioco,/o forse per amore/che mi volle chiamare/come nostro signore./Della sua breve vita, il ricordo,/il ricordo più grosso/è  in questo nome/che io mi porto addosso./E ancora adesso che gioco a carte/e bevo vino/per la gente del porto/mi chiamo Gesù bambino./E ancora adesso che gioco a carte/e bevo vino/per la gente del porto/mi chiamo Gesù bambino.

Bastantes años después, Ana Belén adaptó una de las canciones más hermosas del cantautor boloñés, Canzone, también de forma bastante desafortunada.

Non so aspettarti più di tanto
Ogni minuto mi dà
L'stinto di cucire il tempo
E di portarti di qua
Ho un materasso di parole
Scritte apposta per te
E ti direi spegni la luce
Che il cielo c'è
Star lontano da lei non si vive
Stare senza di lei mi uccide/Testa dura testa di rapa/Vorrei amarti anche qua
Nel cesso di una discoteca/O sopra il tavolo di un bar/O stare nudi in mezzo a un campo/A sentirsi addosso il vento/Io non chiedo più di tanto/Anche se muoio son contento/Star lontano da lei non si vive/Stare senza di lei mi uccide
Canzone cercala se puoi/dille che non mi perda mai/va' per le strade e tra la gente/diglielo veramente/Io i miei occhi dai tuoi occhi/Non li staccherei mai
E adesso anzi me li mangio/Tanto tu non lo sai/Occhi di mare senza scogli
Il mare sbatte su di me/Che ho sempre fatto solo sbagli/Ma uno sbaglio che cos'è/Stare lontano da lei non si vive/Stare senza di lei mi uccide/Canzone cercala se puoi/dille che non mi lasci mai/va' per le strade e tra la gente
diglielo dolcemente/E come lacrime la pioggia/Mi ricorda la tua faccia
Io la vedo in ogni goccia/Che mi cade sulla giacca/Stare lontano da lei non si vive/Stare senza di lei mi uccide/Canzone trovala se puoi/dille che l'amo e se lo vuoi/va' per le strade e tra la gente/diglielo veramente/non può restare/indifferente/e se rimane indifferente/non è lei/
No sé si Dalla sabía o no lo que estaba haciendo, o más bien diciendo, cuando le hizo la segunda voz a Ana Belén en su disco dedicado a la música italiana. Lo cierto es que el resultado es un texto difícilmente comprensible, feo, absurdo, que más que envolver despide a quien se pone a oirlo y más que abrazar la tradición del amor cortés como hacía la canción original reniega de cualquier antepasado de valor. ¡Canción, mejor te vas por ahí a dar la lata a otros!, dan ganas de decirle a la canción misma, en lugar de invitarla a comunicar el amor del amado a la amada como hace el cantautor.
¡Como para apagar todas las luces…!

Versión en español:
Esta impaciencia que me abrasa me podría matar
el tiempo pasa lentamente, dónde puedes estar.
Tengo un puñado de palabras escritas pensándote
si apagas todas las luces te las diré...
Estando lejos de ti no se vive
Viviendo lejos de ti sobrevives/Ignorante, cabeza dura, con tanta sed como das/te pillo en cualquier lavabo sobre la barra de un bar.../O estar desnudos en el campo arrullados por el viento/no te estoy pidiendo tanto y me muero tan contento./Estando lejos de ti no se vive/Viviendo lejos de ti sobrevives
Amigo búscalo por mí dile que no me deje nunca/ve por las calles tras la gente/habla sinceramente.../Estos ojos de tus ojos nunca se apartarán
labios que para mis labios son mejores que el pan.../Me he equivocado tantas veces/me has pillado a contrapié/solo diré por si te sirve no te dejo de querer.../Estando lejos de ti no se vive/Viviendo lejos de ti sobrevives
Amigo búscalo si puedes/dile que no me deje nunca/ve por las calles tras la gente/díselo dulcemente.../Como lágrimas la lluvia recordándome su cara
le estoy viendo en cada gota y no sabes como empapa./Estando lejos de ti no se vive/Viviendo lejos de ti sobrevives/Amigo búscalo si puedes/dile que le amo y si tu quieres/ve por las calles tras la gente/díselo seriamente/no va a quedarse indiferente/y si se queda indiferente/es que no es él.