adiós

viernes, 7 de mayo de 2010

Mierda de artista, artista de mierda. Tubérculo y ver tu culo

Esta entrada nace del curioso encuentro que tuve hace unos días en un pasaje comercial zaragozano con lo que a continuación van a ver :esc22

esc1

La obra de la foto, tan bien hecha, con un esmero del que dan prueba la rectitud del palo y lo bien pegado que está el cartel a él, me hizo recordar las latas de Manzoni.

Aunque puedan llegar a parecerse, no es lo mismo un tubérculo que ver tu culo. Tampoco es lo mismo mierda de artista y artista de mierda o mierda de perro y perro de mierda. Lo cierto, sin embargo, es que el orden de la mierda no siempre altera el resultado. Por ejemplo, podría ser indiferente decir crisis de mierda o mierda de crisis, a menos que la crisis de mierda no la entendamos en el mismo sentido que se entiende por ejemplo la crisis de valores, o sea la escasez de ellos. Mi hermano me dijo un día que había pensado hacer una obra conceptual consistente en una botecito de cristal, de aquellos que contenían los antibióticos hace 30 años, pero lleno de uñas. Angustia de artista, se podría haber llamado. Supongo que la idea le venía de las latas de autor que en el lejano 61 hizo P. Manzoni y que aparecen fotografiadas más abajo.

manzo guia

Guía del arte del siglo XX, Dirigida por Osborne, Harold, Alianza editorial, Madrid, 1990, 937 p., 531.

Es sabido que la escatología física tiene hondas y antiguas raices artísticas,pero quizá por si alguien se cree que el tema no es serio y

también para ennoblecer un poco esta entrada pueda bastar con recordar el mingitorio de Duchamp, la afición del surrealismo y dadaísmo por el tema o las entretenidas barbaridades de Apollinaire en sus novelillas menores.

Marcel Duchamp, Fuente, 1917. porcelana sanitaria y esmalte.


Alguna obra cinematográfica, como por ejemplo La grand bouffe, del gran Ferreri, puede traerse asimismo a colación.

El sentido de la obra de Manzoni seguramente es bien distinto de todo lo citado. Con Duchamp comparte la actividad artística entendida como materialización de ideas, pero en el caso del francés el artista es entendido como seleccionador de objetos, generador de sentidos en los que cree, mientras que las latas de Manzoni son quizá pura ironía doliente, añoranza descreída del papel taumatúrgico del artista.

Manzoni puso a sus latas la etiqueta en italiano, francés, inglés y alemán: Artist`s Shit, Merde d’artiste, Merda d’artista, Künstlerscheisse. El español, como era de esperar, quedó excluido. Para compensar el primer texto de la wikipedia que reproduzco es el de la sección española:

Mierda de artista es un título de una obra del polémico artista conceptual Piero Manzoni, producida en 1961, que se expusieron en la Gallería Pescetto, de Albisola Marina.

Se trata de una mordaz crítica del mercado del arte, donde tan sólo la firma de un artista con renombre produce incrementos irracionales en la cotización de la obra: consistía en noventa latas cilíndricas de metal de 5 cm de alto y un diámetro de 6,5 cm que contienen, según la etiqueta firmada por el autor: Mierda de artista. Contenido neto: 30 gramos. Conservada al natural. Producida y envasada en mayo de 1961. Este texto se encuentra descrito en el lateral de cada de ellas en diversos idiomas (inglés Artist`s Shit, francés :Merde d’artiste, italiano: Merda d’artista, y alemán: Künstlerscheiße). A su vez, la parte superior se encuentra numerada y firmada cada una de las latas.

Cada una de las cajitas se puso a la venta al valor corriente de 30 gramos de oro, y hoy en día adquieren valores con cuatro y cinco dígitos (en euros) en las pocas ocasiones que alguna de ellas sale a venta o subasta.

Pasados más de 30 años de la muerte del autor, continua la polémica acerca del contenido (heces u otros material como el yeso) de las famosas latas.

From Wikipedia, the free encyclopedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Mierda_de_artista

He aquí las entradas que la wikipedia dedica a la obra en los cuatro idiomas en los que Manzoni etiquetó sus latas. Antes de cada una aparece una foto y una transcripción de la etiqueta correspondiente:

MERIT

Piero Manzoni, Merda d´artista

CONTENUTO NETTO GR 30 – CONSERVATA AL NATURALE – PRODOTTA E INSCATOLATA NEL MAGGIO 1961

Merda d'artista è il titolo di un'opera dell'artista italiano Piero Manzoni. Il 21 maggio 1961 l'autore sigillò le proprie feci in 90 barattoli di conserva, ai quali applicò un'etichetta con la scritta «merda d'artista» in inglese (Artist's shit), francese (Merde d'Artiste), tedesco (Künstlerscheiße) e italiano. Sulla parte superiore del barattolo è apposto un numero progressivo da 1 a 90 insieme alla firma dell'artista. Manzoni mise in vendita i barattoli di circa 30 grammi ciascuno ad un prezzo pari all'equivalente in oro del loro peso.

La creazione non mancò di suscitare interesse, sia a causa della radicale rottura con la tradizione artistica del tempo che per l'evidente segnale di degenerazione e decadenza dell'arte moderna.

Tra gli artisti di oggi che hanno utilizzato anche i barattoli per esprimere il proprio concetto di arte, possiamo citare l'artista Fumagall che ha catturato in barattoli i propri Testi comprensibili all'infinito apponendo un numero progressivo da 1 a 51 e l'artista/architetto Piero Figura che ha inscatolato (da 1 a 100) la nebbia di Milano con l'intenzione di inscatolare il nulla.

L'opera di Manzoni risulta influenzata dai celebri Ready-made di Marcel Duchamp e aldilà dell'aspetto più superficialmente scandalistico suscitato alla sua presentazione ha suggerito diverse letture simboliche:

  • l'opera alluderebbe con ironica metafora all'origine profonda del lavoro dell'artista,
  • in senso più vasto dell'uomo che creativamente produce,
  • è stato sottolineato anche un lato poetico, quello della cessione da parte dell'artista di una parte di sé,
  • in senso ironico, l'idea che un artista già affermato, troverebbe mercato e consenso della critica per qualsiasi sua opera che crea, anche le più scadenti e banali.

Locazione

Attualmente i barattoli sono conservati in diverse collezioni d'arte in tutto il mondo (ad esempio l'esemplare numero 4 è esposto alla Tate Modern di Londra) ed il valore di ciascuno di loro è stimato intorno ai 30.000 , prezzo assai superiore a quello fissato dall'autore. A Napoli nel Museo d'arte contemporanea Donnaregina (M.A.D.R.E.) è conservato il barattolo numero 12.

A Milano, il 23 maggio 2007 nelle sale della casa d'aste Sotheby's, un collezionista privato europeo si è aggiudicato l'esemplare numero 18 a 124.000 euro: record d'asta mondiale per una delle 90 opere.

Agostino Bonalumi, amico di strada di Piero Manzoni, ha dichiarato che in realtà all'interno delle famose scatole da 30 gr. l'una non vi sia contenuto nient'altro che gesso. Più precisamente

« Posso tranquillamente asserire che si tratta di solo gesso. Qualcuno vuole constatarlo? Faccia pure. Non sarò certo io a rompere le scatole. »

(Corriere della Sera di lunedì 11 giugno 2007, pagina 30)

Imitatori e citazioni

La "Merda d'artista" troverà imitatori nel 2009. Col sostegno del Codacons e l'expertise di Vittorio Sgarbi, durante la manifestazione di protesta per i recenti crack bancari di fronte alla Consob di Roma, la pensionata Vincenza Cavalluzzi - che ha perso i risparmi del marito morto investiti su consiglio della banca di fiducia in obbligazioni della Lehman Brothers - mette all'asta le proprie feci attraverso il sito web del Codacons. Sono inscatolate, proprio come quelle che furono di Piero Manzoni, con tanto di etichetta stampata e la certificazione scritta di Vittorio Sgarbi che si tratta di un'opera d'arte del valore di 15.000 €.

  • I Baustelle citano Piero Manzoni nella canzone "Un romantico a Milano": "fra i Manzoni preferisco quello vero...Piero!".

From Wikipedia, the free encyclopedia: http://it.wikipedia.org/wiki/Merda_d'artista

manzoni2

Piero Manzoni, Artist´s Shit.

CONTENTS: 30 GR NET- FRESHLY PRESERVED – PRODUCED AND TINNED IN MAY 1961

Artist's shit

"Artist's shit" (Italian: "Merda d'artista") is a work of art by the Italian artist Piero Manzoni. The work is a tin can in an edition of 90 labeled in Italian, English, French and German with the description '"Artist's Shit", contents 30gr net freshly preserved, produced and tinned in May 1961.' They were intended to be sold for their weight in gold, the price fluctuating according to the market.

At the time this piece was created, Manzoni was involved in creating works that explored the relationship between art production and human production. Another example of this would be the piece "Artist's Breath" ("Fiato d'artista") a series of balloons filled with Manzoni's breath.

On May 23, 2007, a tin was sold for EUR124,000 at Sotheby's and in October 2008, tin 083 was offered for sale at Sotheby's with an estimate of GBP50-70,000. The increasing value of this work of art adds to its level of irony. One of Manzoni's collaborators, Agostino Bonalumi, revealed that the tins are not full of faeces, but plaster.

Two Manzoni cans found their way to Denmark. The Herning Museum of Contemporary Art has a large collection of Manzoni's works, since the artist had been working there for a time; a local shirt company was one of his sponsors. Originally, one of those cans belonged to a collector who loaned it to the Randers Museum of Art. However, during an exhibit the can started leaking, dispersing an odious odor. The question of its content was herewith solved, and its aura destroyed. According to the museum's director everything had been done to protect the work of art, however, according to an bacteriological expert, "the feces wanted out". A museum spokesman claimed that it was pure coincidence that this process culminated during the exhibit, and that the museum was proud of its ensuing competent restoration. The collector was neither proud nor happy -- the insurance was unwilling to pay. After a lengthy legal dispute the museum was willing to pay 50'000 € for the restored can shit content which they could keep.

From Wikipedia, the free encyclopedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Merda_d'artista

manzni-merde-d-artiste2[1]

Piero Manzoni, Merdre d´Artiste.

En mai 1961, Piero Manzoni déféqua dans 90 petites boîtes de conserves — plus précisément, il déposa trente grammes d'excrément par boîte, pour vendre par la suite ces boîtes au prix de trente grammes d'or selon la valeur du cours de l'or — boîtes sur lesquelles fut inscrit « merde d'artiste » en différentes langues.

Ces boîtes furent toutes vendues et se retrouvent maintenant dans diverses collections d'art dans le monde entier. Elles se négocient à un prix élevé, à l'exception toutefois de quelques-unes qui explosèrent probablement à cause de la corrosion et de la pression du gaz…

Aujourd'hui, la valeur d'une boîte est d'environ 30 500 € (25 000 à 35 000 USD).

Manzoni n'a vendu que très peu de boîtes de son vivant. Il les a données à ses amis ou a fait des échanges avec d'autres artistes.

From Wikipedia, the free encyclopedia: http://fr.wikipedia.org/wiki/Merda_d'Artista

CONTENU NET GR 30 – CONSERVÉE AU NATUREL – PRODUITE ET MISE EN BOITE AU MOIS DE MAI 1961

mierda-de-artista[1]

Piero Manzoni, Künstlerscheisse.

INHALT NETTO 30 G – NATURLICH ERHALTEN – DOSENPRODUKT MAI 1961

Künstlerscheiße (auch merda d’artista) ist ein berühmtes Projekt des italienischen Konzeptkünstlers Piero Manzoni.

Im Jahre 1961 füllte Manzoni jeweils 30 Gramm seiner eigenen Fäkalien in 90 Dosen und verschloss diese geruchsfest. Die Dosen wurden einzeln von 001 bis 090 durchnummeriert und mehrsprachig mit merda d’artista oder auch Künstlerscheiße beschriftet. Die Dosen verkaufte der Künstler schließlich zum Goldpreis des gleichen Gewichts.

Manzonis Werk ist beeinflusst von Ideen der Ready-mades Marcel Duchamps. Die Aktion erntete erwartungsgemäß viel Aufsehen und wurde berühmt, für die einen aufgrund des radikalen Bruchs mit der künstlerischen Tradition, für die anderen als offensichtliches Zeichen der Degeneration und Dekadenz der modernen Kunst.

Die Dosen wurden alle verkauft und sind heute in verschiedenen Sammlungen auf der ganzen Welt verstreut. Sie haben heute einen deutlich höheren Wert als den von Manzoni angesetzten (rund 30.000 €). Einige davon sind − wahrscheinlich durch den Zerfallprozess der darin enthaltenen Gase und die Korrosion der Metallwände − bereits „explodiert“ (vgl. bombieren).

From Wikipedia, the free encyclopedia: http://de.wikipedia.org/wiki/K%C3%BCnstlerschei%C3%9Fe

esc3

Otra imagen escatológica tomada en las calles de Zaragoza.

Mas sobre Manzoni: http://www.pieromanzoni.org/SP/index_sp.htm

miércoles, 5 de mayo de 2010

La mala sombra del gigante Cierzo en el Parque del tío Jorge. Zaragoza, 4-5-2010.

Una tremenda escaramuza.

Cierzo tenía un hacha muy pesada y con ella fue contra el primer árbol, decidido a hacer de él dos pedazos, o tres a lo sumo. El árbol, gracias a su agilidad, esquivó el golpe y quiso herir al caballo del jayán Cierzo, pero solo lo alcanzó con la punta de una rama e hirió a su dueño en una pierna. Cierzo, por la saña que tenía, no lo sintió y volviéndose al árbol le clavó el hacha en el tronco y lo derribó a tierra. El árbol le dio con otra rama en el brazo al tiempo que decía “que te pego, coño” y le cortó el chándal y le hirió las carnes. Cierzo pugnó por arrancar el hacha del tronco, pues se había quedado hincada en el leño y él, por tanto, desarmado. El árbol también procuraba arrancar de su ser objeto tan molesto. Fue entonces, a resultas del esfuerzo, cuando perdió pie y dio con sus ramas en el suelo. En ese momento el hacha quedó en manos de Cierzo, pero pesaba demasiado y como estaba herido en una pierna tuvo que hincar un rodilla en tierra. El árbol levantó otra de sus ramas y quiso ir contra Cierzo. Le dio un golpe tan fuerte en la cabeza que le hizo saltar el yelmo. Al verle tan cerca, creyó que podría cortarle la cabeza. Y le cortó los pelos a cercén, pero la rama no llegó a la carne. El jayán entonces se apartó y la rama dio en tierra en unas piedras y se quebró por la mitad. Los otros arbolillos y las plantas famélicas que estaban de rodillas por allí cerca creyeron que la rama había hendido la cabeza a Cierzo y se agitaban y daban grandes crujidos de contento. Mas Cierzo se arrancó los restos maltrechos de yelmo y se tentó la cabeza por ver si estaba herido. Al no sentir nada de nada fue en un último esfuerzo con el hacha levantada contra el árbol, que comenzó a temblar en el suelo, y le dio un golpe tremendo en el tronco. El árbol se agitó con la angustia de la muerte.

A esa sazón, el padre del árbol se había inclinado sobre su hijo y con sus hojas trataba de detener la sangre de sus heridas. Cuando lo vio muerto, empezó a blasfemar.

Cierzo le dijo:

- Desesperado de Dios y de tu bendita madre, ahora pagarás tú tus grandes ofensas.

Y haciéndole quitar las hojas de las heridas de su hijo dijo también:

- En guardia, coño.

El árbol no hacía más que maldecir a Dios y a los santos. Cierzo arrancó el venablo que había quedado clavado en su caballo y se lo metió por la espesura y después se acercó a los otros árboles. A todos les dio tunda tremenda. Por fin,  se apartó un rato a descansar y hacer pis en el lago, que llenó por completo (vid. foto).

Los alguaciles pusieron los cuerpos de los árboles en sus carretas y eran tan grandes que las ramas iban colgando fuera de ellos. Las planticas famélicas que habían sobrevivido lloraban y así entraron en la ciudad de Zaragoza, donde todos quedaron maravillados de las hazañas del gigante.

Y de noche, Cierzo se dirigió al castillo. Allí le esperaban otro par de ventoleras. Con su ayuda saltó el muro y se encontró en los brazos de Oriana.

(Pseudo Cierzo de Gaula)

Foto0251 ar2 ar1 ar4 ar6 ar8ar11 ar13 ar9 ar14 ar12

lunes, 3 de mayo de 2010

Paredondehelarte. La expo de Mayo. Las fotos de Carolina Pérez Velilla.

He aquí los textos del programa de mano de la exposición de mayo. El primero es una reflexión sobre la actividad fotográfica. El segundo es la presentación que la propia Carolina hace de sus fotos de viaje. De las que aparecen en esta entrada solo una parte se encuentran entre las muchas que estarán expuestas hasta fin de mes.

Hacer fotos es una manera de metabolizar la realidad típica de los viajes. En ellos, uno es presa de un estado de sobrexcitación depredadora de imágenes ajeno a la vida ordinaria, en la que suele haber pocas escenas o decorados que merezcan ser conservados, aunque las fotos también puedan servir para eternizar los momentos de tedio y los largos pasillos de nuestro existencia diaria. “Fotografiar es apropiarse de lo fotografiado”,“coleccionar fotos es coleccionar el mundo”, dice S. Sontag en su ensayo clásico sobre la fotografía (1).
Parar la vida que fluye incesante, congelarla en una instantánea para que tarde algo más en desdibujarse en la memoria, para que los contornos de lo real, condenados a caer en la fosa común del olvido, perduren, para enseñorearnos simbólicamente de ella.  En ese vano y a veces noble anhelo, un ritual que para algunos ha llegado a convertirse en un acto reflejo, es quizá donde reside uno de los sentidos profundos de la fotografía, que en los viajes se acentúa por la singularidad, la extrañeza, del paisaje. Me da la impresión de estar hablando de una especie de síndrome muy común y que afecta a casi todos en mayor o menor medida, la fotodependencia del viajero moderno. Sin embargo, que las fotos hechas pasen de tener un interés únicamente individual a atraer la atención de muchos es poco frecuente. Al contemplar una foto qué raro es  compartir el interés, la llamada, que sintió el fotógrafo y que le llevó a hacer clic, qué aburridos resultan los álbumes de los amigos, vecinos y parientes. Más allá del mero reconocimiento del contenido de las fotos, que puede suscitarnos una vaga emoción, sólo quien sabe ver lo que no habríamos visto nosotros puede interesarnos de verdad.  Y para que así suceda,  el fotógrafo debe tener una relación privilegiada con la realidad, aunque, no vayamos a exagerar, el modelo también pone algo de su parte. Lo cierto es que únicamente consigue reclamar nuestra atención quien comparte con nosotros el mínimo necesario como para darnos acceso a lo diferente, a viajar sin movernos del sitio. Si ese mínimo común no existe lo consideramos raro, de la misma forma que si lo compartido es demasiado nos aburre. La foto que nos llama abre tramas, redes de hipótesis, recuerdos, sensaciones, deseos.

Retrato parcial de Carolina

Carolina es una fotógrafa zaragozana que actualmente estudia francés e inglés  en nuestra escuela . Hace ya algunos años hizo también italiano. La recuerdo tímida, pero a la vez firme y decidida cuando hacía falta. No olvidaré la hermosa historia de un enamoramiento infantil que me contó en un examen oral, una de esas historias de afinidad profunda entre dos personas que, sin embargo, no acaba en una relación consolidada. En este caso, porque los dos eran demasiado jóvenes. Aunque, quizá, en ese límite estaba su hermosura. Según iba avanzando Carolina en la narración, el interés por el contenido de la historia me hacía cada vez más difícil concentrarme en la corrección del italiano en el que la contaba. Al final, no pude retener mi interés y, parapetado en el hecho de que una pregunta en italiano podía deberse simplemente a que quería oírla hablar un poco mas (los monólogos en italiano antes duraban 5 minutos) debí de decirle algo así: Com´è poi andata a finire la storia?
A veces, uno guarda un recuerdo profundo de historias con las que  tiene muy poco que ver. No he olvidado sus palabras, quizá por lo que un temprano e intenso sentimiento amoroso que no fragua conlleva de energía latente, insondable, pero fundadora de un carácter. Recuerdo seguramente la historia porque pienso que quien la vivió no la olvidará jamás. También sabía que Carolina era fotógrafa, pero no pensé en ella para el paredóndehelarte hasta que  nos cruzamos en el hall de la Escuela. Fue justo cuando se alejaba después de que nos hubiésemos saludado tímidamente, por supuesto. De repente, me acordé de su afición por las fotos y le pregunté si estaría dispuesta a exponer.  Mi pregunta se debía en parte también al recuerdo de aquella historia que me había contado un día. Aquel examen ha acabado por convertirse en esta exposición. Así es com´è andata a finire la storia.

Javier Brox

(1) Sontag, Susan, Sobre la fotografía, Barcelona, Debolsillo, 2010, p., 13 y 14, Título original: On Photography, 1973.

Gondolieri[1]

Gondolieri

Venezia1

El texto de Carolina:

Cuatro Idiomas, Cuatro Continentes

La exposición fotográfica se titula “Cuatro Idiomas, Cuatro Continentes” porque es un paseo visual por diversas ciudades de 4 de los 5 continentes, cuyas lenguas son el español, el italiano, el francés y el inglés.

Europa, cómo no, nuestro continente, fotografías tomadas en España, Francia, Mónaco e Italia. ¡Qué recuerdos!

Siempre he dicho que como España no hay nada y que si tuviese que elegir ciudad me quedo con Zaragoza, soy maña de pura cepa, qué le vamos a hacer... pero desde luego también hay otras ciudades preciosas y las historias que en ellas he vivido y los recuerdos que me invaden son inmejorables. Ibiza podría considerarla como mi segunda ciudad de residencia, donde casi cada verano disfruto de sus playas, su tranquilidad (no es broma, en Ibiza hay tranquilidad si la buscas) y sobre todo de mis amigos, aquellos que hace muchos años conocí y de los cuales ya no me pude separar. En Portocolom (Mallorca) he vivido excitantes experiencias y Tenerife... es otro mundo.

En París me sorprendió ese ancianito tocando el violonchelo con una hoja de sierra, consiguiendo melodías, y Mónaco fue un crucero atrevido inolvidable. Italia, “la mia bella Italia” me apasiona, cada rinconcito de Italia es hermoso y lleno de historia.

De África sólo conozco Egipto. Observando cómo conservan las columnas de la antigüedad se les ve gente muyyy relajada.

Turquía es realmente un país euroasiático y Pamukkale (Castillo de Algodón, en turco) fue considerada Patrimonio de la Humanidad por sus aguas termales de paredes calizas.

En América, Méjico me hipnotizó por su buena gente, su comida y su cultura, muy diferente de la estadounidense.

La foto en Miami fue tomada poco antes del paso del huracán Noel y en la de Cabo Cañaveral, en la NASA, tuve el privilegio de ver despegar el “Discovery”. Hacerle una foto a un cocodrilo en Everglades mirándome fijamente a medio metro de mis manos mientras el piloto del airboat narra amistosamente cómo un cocodrilo de 2 metros puede saltar dentro de la barca con un simple impulso de su cola... es arriesgado. El tiburón ya es otra historia y me da miedo sólo con mirar la fotografía, a diferencia del Dragón de Mar, uno de los animales marinos más hermosos y extraños, cuya técnica de camuflaje es perfecta.

Es magnífico saber idiomas y comunicarse con gente de todo el mundo, al igual que es un privilegio el haber podido viajar tanto y plasmar mi mirada y mis sentimientos en las fotografías para que otras personas puedan disfrutarlas. Y gracias a Javier Brox por la oportunidad que me ha brindado de poder mostrároslas.

Gracias Grazie Merci Thank you

Carolina Pérez Velilla (carolina100@terra.es)

Florida1

Ilusiones[1]Ilusiones

La%20Inyección[1]Inyección

DSC_0333

DSC_1372

DSC_2977

DSC_2490

Zaragoza[1]

DSC_3114

Independencia2(vendida)