Viaje a Francia en 2016

viernes, 31 de enero de 2014

Teodoro Félix: Aldabas, retratos y más. La exposición de febrero en el parerondondehelarte

DATOS BIOGRÁFICOS

Teodoro Félix Lasmarías, de Albalate del Arzobispo (Teruel), estudió Humanidades, Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Zaragoza y se licenció en Teología por la Universidad Oenipontana de Innsbruck (Austria).

He ejercido mi ministerio en zonas rurales, actualmente en Juslibol, labor que simultaneaba con clases en el Colegio Alemán de Zaragoza.

Como amante de la fotografía he ganado varios primeros premios y he hecho varias exposiciones, las últimas en el Espacio Cultural Adolfo Dominguez, compartida con otro gran fotógrafo, Miguel Sanz, el mes de mayo de 2013, y en Vinaceite (Teruel), en septiembre de 2013.

Entrevista a Teodoro Félix:

- El otro día me dijiste que tu afición por la fotografía se produjo cuando ya eras mayor. ¿Cómo y cuándo ocurrió?

- Pues sí, en la década de los setenta, cuando yo hacía años que me afeitaba el bigote. Comencé con una cámara Kodak que compré unos días antes de venirme de Innsbruck, donde me licencié en Teología, simplemente para traerme alguna foto de recuerdo. Todavía conservo los clichés y las fotos colocadas en un álbum.

Mi primer destino de párroco fueron tres pueblos pequeños pero entrañables por sus gentes: Vinaceite, Azaila y Almochuel. Allí es donde el gusanillo comenzó a picarme más intensamente, cambié de cámara y la gran gozada fue montar mi laboratorio, el cuarto oscuro, en el que revelaba mis carretes y mis fotos. Esto fue definitivo para encontrarle más gusto a la fotografía. Así fueron mis comienzos en la fotografía. Prácticamente soy autodidacta.

- Tú empezaste a hacer fotos en la era predigital, cuando todavía se usaban los carretes.

- Efectivamente, pasarían unos cuantos años antes de que los carretes fueran sustituidos por los archivos digitales. Tenía su encanto usar los carretes de diferentes ISO o sensibilidad y número de fotos. Entonces había que pensar mucho antes de hacer una foto, porque el carrete se terminaba pronto y era caro su revelado. El revelado era algo delicado y había que ir con mucho cuidado para no pasarte de tiempo o quedarte corto, si fallabas se te iba al garete el trabajo. Era intrigante. Y cuando lo fijabas y lo sacabas a la luz era un momento mágico.

- ¿Dejando a un lado las diferencias técnicas, cómo ha cambiado la manera de hacer fotos?

- A partir del año dos mil me decidí por la fotografía digital. Es algo muy diferente, la foto es instantánea, si sale defectuosa, mal enfocada o desgraciada, se borra y no pasa nada, no hay que comprar carretes que si te descuidabas caducaban. Las cámaras compactas, además, han disminuido de volumen y la calidad es buena, pero donde haya un buen cliché la calidad está garantizada también.

En la fotografía clásica o la digital ahora siempre está presente el arte de jugar con la luz y tener un poco de sensibilidad para fotografiar personas, objetos o situaciones que te digan algo.

- Tengo entendido que eres un buen andador, por el campo y por la ciudad. ¿El fotógrafo que camina es un ser ensimismado que busca su placer personal o alguien que prefiere posponer la comunicación con los demás hasta poder enseñarles las imágenes que ha capturado con su ojo mecánico?

Tras el ojo mecánico tiene que estar previamente el ojo artístico para tratar de dar vida y arte a lo fotografiado. El fotógrafo tiene que ver la foto primero en su cabeza, ya que el apretar el botón y hacer la foto no tiene misterio ni gracia.

Yo he ejercido mi ministerio en zonas rurales y ahora, desde hace muchos años, en Juslibol. Siempre he estado en contacto muy directo con las personas y su entorno. El retrato me ha sido algo sencillo de conseguir ya que el trato con la persona era muy directo natural, nada tenso. Me ha gustado inmortalizar sus fiestas, sus costumbres, su cultura.

La naturaleza me gusta mucho, soy andarín casi más por obligación, por causa de la diabetes, que por devoción, y siempre me ha gustado recorrer caminos, montes y aquí en Juslibol tenemos el Galacho, la orilla del Ebro, los escapes, las cuevas … en cada uno de estos lugares encuentras motivos interesantes para fotografiar.

Me encantan las flores y tengo la oportunidad cada primavera de hacer bonitas fotos macro a las flores silvestres que encuentro en mis caminatas.

Cuando viajo aprovecho y gozo como un enano haciendo no cientos sino a veces miles de fotos, ya que el “carrete” que uso da mucho de sí.

- Una buena parte de tus fotos tiene el afán de retratar a la gente común. Recuerdo un hermoso libro de un novelista italiano, Vidas de hombres no ilustres, en el que G. Pontiggia intentaba narrar la vida de gente común con el tono y la dignidad de las vidas ilustres. ¿Tus retratos buscan algo semejante o más bien revelan una dignidad silenciosa, genérica, no retórica, que se impone al espectador más allá de la peripecia concreta del retratado?

- Es verdad, en cada retrato pretendes reflejar lo que esa persona es por dentro y sus rostros serenos suelen reflejar también lo que son y hacen. En los mayores se reflejan las huellas del paso del tiempo, por ejemplo, en los niños la ternura, la ingenuidad, la vitalidad reflejada en sus ojos, en su mirada.

Podría publicar un libro con rostros de personas no ilustres pero no menos interesantes y queridas, al menos para mi, pues con todas ellas he tenido un trato sencillo, directo y continuado.

- Por último, haces fotos de aldabas, un extraño objeto que todavía es frecuente encontrar en muchos pueblos y ciudades, pero cuya función y valor de uso son cuanto menos dudosos. ¿Qué hay en ellas que te atrae?

- La aldaba en la época en la que no existían los timbres ni existían, sobre todo en zonas rurales, edificaciones demasiado altas, era la manera más sencilla de llamar y como era un objeto necesario se esmeraban en hacerlas de las formas más diversas y algunas eran verdaderas obras de arte. Hace mucho tiempo que allá donde voy si encuentro aldabas me las guardo en mi cámara. Seguramente si no me hubiera interesado por la fotografía no me hubiera fijado en estas pequeñas y llamativas obras de arte tan abundantes en algunas zonas, incluso en el extranjero.

El amor a la fotografía hace que desarrolles y mires con otros ojos la realidad, tanto de personas como de cosas por vulgares y deterioradas que estén. Te vuelves más observador del entorno en el que te mueves. Puedes pasar por un lugar cien veces y hacer cien fotografías a distintas horas del día y siempre serán distintas ya que la luz cambia y tu ojo y sensibilidad también.

-----------------------------------------------

Una buena foto muestra el árbol y a través de él descubre en nosotros el bosque entero al que pertenece. Desde luego, no todos los árboles son igualmente bonitos, y, además, mucho de la gracia de las fotos depende de la hora del día, del tipo de día y de otros factores que tanto tienen en cuenta los aficionados. Por otro lado, está la pericia del fotógrafo. Pero, basta que todas esas cosas se alíen en una proporción suficiente para que un botón sirva de muestra, un retrato evoque el tiempo que pasa, una sonrisa nos haga recordar la felicidad o una mueca de dolor nos duela a nosotros también. Ese milagro que consiste en que una imagen despierte a veces ecos tan poderosos, nos haga volar o nos derrumbe, es algo inherente a los productos artísticos. El arte no adormece, no está destinado solo a complacernos, sino que también, bienvenido sea, nos despierta, nos descubre verdades dolorosas, nos ayuda a tomar conciencia. Una buena foto pertenece a ese género de cosas que nos hacer pasar de lo privado a lo general, nos hace ver y sentir el universo en el detalle, en lo concreto, en el instante, ver el árbol y sentir el bosque.

Javier Brox

Algunas de las fotos expuestas:

000000 Tía Rita febrero 1988

 

001 20X30

 

004

 

PICT0286

 

PICT0302 (1)

 

001B  20X30

mini-023  Albi Pintor ens Claustro de san Salvi

 

mini-305_0575 Picapòrte Albarracín (1)

 

mini-305_0598 Picaporte Colegiata Albarracín

 

mini-046 BB  Saint Bertrand de C

 

mini-039 BB Saint Bertrand de C

 

mini-061 Picaporte

 

mini-026 BB  Albi Picaporte

 

mini-D01 B y N  20X30

 

mini-027 BB  Albi Picaporte

 

mini-A014

 

A012

A016

A020

A001

mini-A6

mini-A4

martes, 28 de enero de 2014

Muere Pete Seeger. ¡Requeteviva la canción protesta!

 
Pete Seeger, the American folk musician, has died at the age of 94.Fuente de la imagen  Photograph: Brian Shuel/Redferns
Que un gran compositor de música popular como Pete Seeger, muerto ayer a los 94 en Nueva York, haga una versión de una canción de otro autor creo que significa que admira la obra. Es como cuando algún buen escritor recomienda sinceramente la novela de otro, una garantía de que ahí ha encontrado estilo, intención. Los grandes, pongamos por caso Dylan o Quico Veneno, suelen ser parcos en versiones, tienden a fabricar ellos mismos sus creaciones, no se suelen sentir cómodos en camisa ajena, pero de vez en cuando lo hacen. Quico Veneno, por ejemplo, lo hizo con otro Dylan, lo contrario resulta difícil de imaginar, pero quién sabe… Seeger versionó esta canción de Malvina Reynols, Little Boxes, que si no fuera por cierto toque de tierna delicadeza sarcástica, bien podría contar entre sus grandes creaciones como If I Had a Hammer o Where Have All the Flowers Gone?

1. Little boxes on the hillside,
Little boxes made of ticky-tacky,
Little boxes, little boxes,
Little boxes, all the same.
There's a green one and a pink one
And a blue one and a yellow one
And they're all made out of ticky-tacky/ And they all look just thesame.

2. And the people in the houses/ All go to the university,/ And they all get put in boxes,/ Little boxes, all the same./And there's doctors and there's lawyers/ And business executives,/ And they're all made out of ticky-tacky/ And they all look just the same.

3. And they all play on the golf-course,
And drink their Martini dry,
And they all have pretty children,
And the children go to school.
And the children go to summer camp
And then to the university,
And they all get put in boxes
And they all come out the same.

4. And the boys go into business,
And marry, and raise a family,
And they all get put in boxes,
Little boxes, all the same.
There's a green one and a pink one
And a blue one and a yellow one
And they're all made out of ticky tacky/ And they all look just the same.

 

La versión del grandísimo V. Jara:

 

Las casitas del barrio alto
con rejas y antejardín,
una preciosa entrada de autos esperando un Peugeot.
Hay rosadas, verdecitas,
blanquitas y celestitas,
las casitas del barrio alto
todas hechas con recipol.
Y las gentes de las casitas
se sonríen y se visitan. Van juntitos al supermarket y todos tienen un televisor. Hay dentistas, comerciantes, latifundistas y traficantes, abogados y rentistas y todos visten polycron. Juegan bridge, toman martini-dry
y los niños son rubiecitos y con otros rubiecitos van juntitos al colegio high. Y el hijito de su papi luego va a la universidad
comenzando su problemática y la intríngulis social.
Fuma pitillos en Austin mini, juega con bombas y con política,
asesina a generales, y es un gánster de la sedición. Y las gentes de las casitas se sonríen y se visitan. Van juntitos al supermarket y todos tienen un televisor. Hay rosadas, verdecitas, blanquitas y celestitas, las casitas del barrio alto/ todas hechas con recipol.

Pero no todo eran escuelas de negociantes ni casitas rojas, violetas o verdes. Una año antes de que se compusiera esta canción, en 1961, Martín-Santos, príncipe de la inteligencia cuya vida quedó truncada en un accidente de coche, describía un poblado de chabolas en Madrid:

martin

Martín-Santos, Luis, Tiempo de silencio, Barcelona, Seix Barral, 1961, p. 42.

En 1941, a los 30 años,  W. Guthrie, otro de los grandes cantantes folk americanos , escribió una lista ilustrada con 33 propósitos para el año nuevo de 1942. El nº 30 es Love Pete. No sé si ese Pete es Seeger. Me agrada pensar que así es. En la página oficial de W. Guthrie aparece una foto de Seeger y una frase de Nora Guthrie que reza: I grew up at his feet, thinking haw tall he was. Now that I’m grown up I see he is even taller.

via Lists of Note

(Selección en españo)

Trabajar más y mejor – Planificar el trabajo – Lavarse los dientes, si quedan- Afeitarse – Bañarse – Comer bien, futa y verdura, leche – beber muy poco – Escribir una canción al día – Vestir ropa limpia – Limpiar los zapatos – Cambiar de calcetines – cambiar a menudo las sábanas – Leer muchos buenos libros – Oír mucho la radio – Aprender más de los otros – Ser feliz – estar en compañía de los demás, pero sin perder el tiempo- cantar y tocar bien – Bailar mejor Ayudar a ganar la guerra y derrotar al fascismo – Levantarse y luchar- Querer a Pete

El original transcrito:

  1. Work more and better
  2. Work by a schedule
  3. Wash teeth if any
  4. Shave
  5. Take bath
  6. Eat good — fruit — vegetables — milk
  7. Drink very scant if any
  8. Write a song a day
  9. Wear clean clothes — look good
  10. Shine shoes
  11. Change socks
  12. Change bed cloths often
  13. Read lots good books
  14. Listen to radio a lot
  15. Learn people better
  16. Keep rancho clean
  17. Dont get lonesome
  18. Stay glad
  19. Keep hoping machine running
  20. Dream good
  21. Bank all extra money
  22. Save dough
  23. Have company but dont waste time
  24. Send Mary and kids money
  25. Play and sing good
  26. Dance better
  27. Help win war — beat fascism
  28. Love mama
  29. Love papa
  30. Love Pete
  31. Love everybody
  32. Make up your mind
  33. Wake up and fight

lunes, 27 de enero de 2014

Día de la memoria. Una reflexión (H. Arendt), un testimonio sobre los nazis (E. Levinas), una crítica al Día de la Memoria (Elena Loewenthal), algo de lo que pasó en Creta (Edmund Wilson), dos noticias (Roma y España), las fotos que dejó en una maleta una familia antes de ser asesinada en Auschwitz y la imagen de un niño austriaco que recibe unos zapatos nuevos durante la Segunda Guerra Mundial.

 1.

Hannah Arendt (Eichmann en Jerusalén, Debolsillo, 2011, p. 219-20):  “el mal, en el Tercer Reich, había perdido aquella característica por la que generalmente se le distingue, es decir, la característica de constituir una tentación. Muchos alemanes y muchos nazis, probablemente, la inmensa mayoría, tuvieron la tentación de no matar, de no robar, de no permitir que sus semejantes fueran enviados al exterminio (que los judíos eran enviados a la muerte lo sabían, aunque quizás muchos ignoraran los detalles más horrendos), de no convertirse en cómplices de estos crímenes al beneficiarse con ellos. pero, bien lo sabe el Señor, los nazis habían aprendido a resistir a la tentación”.

2.

Como parte de un grupo de prisioneros de guerra judíos pertenecientes a un destacamento forestal, el filósofo E. Levinas “vio que a los ojos de sus guardianes y hasta de los transeúntes ya no pertenecía la especie humana. Luego un perro vagabundo se unió a ellos. “Para él –era innegable- fuimos hombres.” (Citado por R. Grenier, Les larmes d’Ullysse, p. 16).

3.

“Io rinnego il GdM (Día de la Memoria, en italiano): non mi appartiene, non gli appartengo, non riguarda me e la mia, di memoria. La mia memoria non comunica: è soltanto la avvilente consapevolezza di una distanza minima, ma insormontabile. Io che sono nata poco dopo che tutto era finito, che sono vissuta circondata da quel passato, da quei ricordi – per lo più pestati sotto il tallone del silenzio, non per rimuovere quel passato, ma perché per tornare a vivere era fondamentale non lasciarlo parlare, almeno per un po’ di tempo – so per certo un’unica cosa, di quella memoria: che non potrò mai nemmeno lontanamente sentire quello che ha sentito chi è stato dentro quel tempo, quelle cose. Malgrado la mia vicinanza estrema e quotidiana, provo una frustrazione terribile che è la conseguenza di una distanza minima, ma insormontabile”.

Elena Loewenthal, Contro il giorno della memoria (Fuente de la cita)

4.

“A las cuatro de la madrugada los alemanes llegaban a un pueblo y reunían a todos los paisanos en la plaza. Después elegían a los hombres en edad de luchar y los fusilaban, les daban a los viejos, las mujeres y los niños una hora para desaparecer con sus animales y luego volaban por los aires una casa tras otra. de esa manera arrasaron 60 pueblos; en ciertos casos mataron el ganado, talaron los olivos y se llevaron los barcos pesqueros”.

Wilson Edmund, en H. M. Enzensberger, Europa en ruinas, Capitan Swing, 2013, p. 218.

5.

Provocación antijudia. Cabezas de cerdo en la Sinagoga de Roma (25 de enero de 2014) (Fuente):

Nel tardo pomeriggio una società privata di spedizioni ha consegnato il cartone imballato. Chi lo ha ricevuto si è subito insospettito ed ha allertato gli artificieri. Poi, dopo aver aperto il pacco e scongiurato il rischio paventato di un ordigno, è montata l'indignazione dei presenti. La scatola non aveva un mittente, né un biglietto. Ma il messaggio è chiaro: offendere la comunità ebraica con un gesto provocatorio, a due giorni dalle celebrazioni per la Giornata della Memoria. E solo a poche ore dal giorno considerato dalla comunità il più sacro della settimana, lo Shabbath.

6.

Carpetazo a la justicia universal.

Archivo una docena de casos de torturas y genocidio (El País, 27-1-2014)

 

7.

Lo que Adèle Kurzweil y su familia judia dejaron en unos baúles en Auvillar, un pueblo del departamento de Tarn-et-Garonne, antes de partir hacia el campo de concentración de Auschwitz, de donde nunca volverían:

(Fuente)

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne Adèle Kurzweil y su familia durante una vacaciones en el mar en 1933

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

PHOTOS. Souvenirs d’une famille juive raflée dans le Tarn-et-Garonne

8.

Un niño austriaco que recibe unos zapatos nuevos durante la Segunda Guerra Mundial. (Fuente)

domingo, 26 de enero de 2014

En la tumba de O. Wilde. Graffiti con amor: da mi basia mille, deinde centum, dein mille altera, dein secunda centum, deinde usque altera mille, deinde centum.

“El ataúd era barato, y el coche fúnebre, de aspecto lastimoso…Cuatro carruajes siguieron al coche fúnebre (llevaba el número 13). Gide dijo que siete personas siguieron el ataúd, pero Miriam Aldrich dijo que eran catorce, incluida ella misma...Cuando se bajó el ataúd, Douglas casi se cae a la tumba... Fue enterrado en la tumba decimotercera de la fila séptima de la sección decimoséptima en Bagneux…Las humillaciones de Wilde habían terminado... Los restos de Wilde fueron trasladados de Baigneux al Père Lachaise cuando se levantó aquí el famoso monumento funerario de Epstein, en 1909. Cuando Ross murió, en 1918, en su testamento pidió que sus cenizas fueran puestas en la tumba, lo cual se hizo. El monumento lleva una inscripción de la Balada de la Cárcel de Reading:

And alien tears will fill for him/Pity’s long-broken urn/For his mourners will be outcast men/And outcasts always mourn
Ellmann, Richard, Oscar Wilde, Edhasa, 1990, p. 660-662 y 666.

11102012218

“Una avenida de olmos sin hojas en el Père Lachaise y de repente algo que se asemeja a una fortaleza o un castillo, y allí pegado, acurrucado, un ser con forma de pájaro y cara de hombre…Con su otra ala, que por lo tanto no veo, está adherido a la pared de la tumba, de modo que tampoco sé si en esta ala …está el mismo texto que figura en la que observo, una información sobre el pájaro tan peculiar que está enterrado aquí y que fue demasiado impetuoso y colorista  para su hipócrita época”.
Nooteboom, Cees, Tumbas de poetas y pensadores. Fotos de Simone Sassen, De Bolsillo, 2009, p. 324.

11102012220
11102012226
11102012225
11102012224
11102012223
11102012222
11102012221
11102012219
11102012217

1892. 1er janvier. “Wilde ne m’a fait, je crois, que du mal. Avec lui, j’avais déappris de penser”. (Gide, A, Journal, Folio, 2012. p. 45)

Hace unos meses Wilde me aparecía casi allá por donde me ponía a curiosear. Primero, en una anotación del Journal de A. Gide, la que encabeza este párrafo; después, en una reseña de la Revista de libros sobre la traducción de sus ensayos. Por qué Oscar Fingal O’Flagertie Wills Wilde no le dejaba pensar a Gide. Parafraseando a R. Longhi sobre El Greco, Wilde quizá es demasiado deliciosamente poético para ser olvidado, demasiado personal para ser principio de una nueva tradición (Breve pero auténtica historia de la pintura italiana, La balsa de Medusa, 1994, p.130). La brillantez de sus síntesis en forma de aforismo deslumbra tanto que ciega la razón, porque está todo tan definitivamente condensado que se le quitan a uno las fuerzas y las ganas de glosar o vagabundear por los matices que la cuestión pudiera plantear. Deslumbra, como un perfecto eslogán publicitario de neón intelectual. También cansa.
Seguramente, tal vez con plena justicia, Wilde nunca formará parte del canon de los cánones. El Retrato de D. Gray, por momentos, se me cae de las manos, que suelen ser bastante firmes. Mi recuerdo más intenso está ligado a la descripción de la ciudad al amanecer cuando los afortunados vuelven a casa y los desgraciados, bocata en faltriquera, acuden al trabajo.
Parte de la poesía, algún espléndido cuento, sus ideas, tal vez eso es lo que haya legado al porvenir. Y sobre todo su sufrida coherencia, lo que hace creíbles a las personas, predicar o espantar con el ejemplo: Cristo dandy, Mandela esteticista, eso es lo que hizo que, a partir de 1985, su tumba del Père Lachaise se llenara de besos, y que, tras la restauración de 2011, los paneles protectores del mausoleo volvieran a llenarse de altera mille basia.

Merlin Holland, nieto del escritor, señaló con razón el día de la inauguración de la tumba restaurada, poco antes de que se volviera a llenar de besos,  cómo el "Graffiti tends to be protestatory. Other graves of people who are admired tend to get little bits of paper with notes scribbled and flowers. The kissing phenomenon is reserved entirely for Oscar. [I am] deeply touched that this man who had been … hounded out of England is now adored by all his fans. But the destruction of the monument was terrible. It was such a mess … this is just not the way to show your love for him."