adiós

sábado, 6 de junio de 2015

¿Gorrioncito Messi, llegarás a navidad, dejarás hoy que vuelvan a acercarse a ti antes de volar o eres ya un tiarrón boludo?

(…)Siempre
de prestado, sin rumbo,
como cualquiera, aquí anda,
se lava aquí, tozudo,
entre nuestros zapatos.(…)

Claudio Rodríguez, "Gorrión"

imageEn la foto Messi aparece con sus compañeros Xavi e Iniesta. Las piernas son de jugadores sin identificar.

De nuevo, gorrioncito Messi está de actualidad, esta vez porque hoy por la noche juega la final de la Copa de Europa, que ahora tiene nombre en inglés. Estimado lector comprometido, quizá indignado, consciente en todo caso de que las cosas van a mucho peor, si consigues por un rato olvidar que el fútbol es un concentrado de lo peor del capitalismo, que, además, sirve, qué duda cabe, para atontarnos, en uno u otro sentido –véase, si no, lo que pasó el otro día con las pitadas al dichoso himno-, pero atontarnos, alienarnos al fin y al cabo, si consigues por un rato adocenarte a gusto y disfrutar del espectáculo, convendrás conmigo que el petolón de primera categoría es de lo poco que uno puede aguantar en la caja tonta. Convendrás entonces  que el gorrión casi mudo, que malgasta su energía  cuando dice las pocas palabras que dice, tiene o tenía hasta ayer algo del joven David que luchó contra el central Goliat, un individuo fortachón y aguerrido como ningún otro defensa, nada torpón de movimientos para el volumen equivalente  de agua que desalojaba cuando se bañaba en el Mar muerto ni tampoco nada lerdo, por más que se asocien fácilmente los jayanes a la escasa inteligencia. Pero es que para más inri el gorrioncito Messi  lucha a menudo contra tres o cuatro gigantones venidos de las tierras más salvajes del planeta. Al fondo, después de haberse deshecho de ellos,  por último,  aparece siempre un extraño ser contemplativo, pero que si hace falta, saca  los puños, se tira al tus pies o utiliza las manos para coger la piedra disparada con la honda pedestre del balonpedista. Como el David de Miguelángel para la república florentina, Messi representa la destreza, la fineza, la capacidad para ingeniárselas con poca cosa frente al poderío, a la embestida, cuando no frente a la cornada que sueltan algunos zagueros.

Además, como el David florentino, tiene o tenía hasta ayer un cuerpo algo desmañado, de adolescente que  todavía no había cogido el volumen necesario, como los cachorros antes de ahombrarse, que tienen ya su altura máxima, pero les faltan los andares apesadumbrados de jefe de la manada, oficinista, que no puede permitirse perder el balón. Casi se le ha quitado ya, pero ojalá no pierda nunca del todo ese aire de pasar silbando solitario por allí, con las manos en los bolsillos, para de repente convertirse en  una bala que bracea como un molinillo, entre uno, dos, tres, cuatro, del equipo contrario que saben que él es un problema irresoluble, una ecuación inalcanzable para sus conocimientos.

gor1

miércoles, 3 de junio de 2015

Fotos de Raymond Cauchetier, fotógrafo de la Nouvelle Vague.

Coincidiendo con el 90 cumpleaños Raymond Cauchetier, fotógrafo  de la nouvelle vague, se va a celebrar una exposición  suya en la  James Hyman Gallery de  Londres, del 17  de junio al 14 de agosto. Se hace eco el Guardian, que reproduce algunas de las obras expuestas.
La foto que aparece a continuación pertenece a  À bout de souffle,1960 (Al final de la escapada), película de la que Cauchetier fue still photographer, responsable de las fotos fijas:


(Fuente de la imagen)
Jean-Paul Belmondo and Jean Seberg on the Champs-Élysées during the filming of À Bout de Souffle (Breathless), directed by Jean-Luc Godard, 1959. Raymond Cauchetier/courtesy James Hyman Gallery.

He aquí algunas otras fotos de Cauchetier (Fuente y pies de foto):



 Jean Seberg filming À Bout de Souffle in Hotel de Suede, Paris, 1959

 Belmondo and canine friend in Marcel Ophüls’ Peau de Banane (Banana Peel), 1963

 Jean-Paul Belmondo and Jean Seberg in À Bout de Souffle, 1959

 Jean-Paul Belmondo and Jean Seberg at Hotel de Suede, Paris, for À Bout de Souffle, 1959

Director Jean-Luc Godard with Anna Karina during the shooting of Une Femme est une Femme, 1960

Director François Truffaut gives a cigarette to an extra dressed as a choirboy during the filming of Jules et Jim, Rouen, 1961


 François Truffaut during the filming of Jules et Jim, 1961

Parc Monceau, Paris: a scene from Antoine et Colette, directed by François Truffaut, 1962
No es el caso de exponer qué fue y lo que supuso la Nouvelle Vague, ruidoso golpe de mar, como se refiere a ella R. Gubern en su Historia del cine (Lumen, Octava edición, 2001, 368). Recojo simplemente algunos testimonios que pueden interesar a aquellos a los que les gustan más los documentos, las citas, los fragmentos, que las explicaciones sumarias y las introducciones:
G. Perec, en Je me souviens (Hachette, 1978, p., 86) dedica al movimiento dos espléndidos recuerdos:
perecnou

En Italia existen por lo menos dos grandes diccionarios de películas que se publican actualizados todos los años. He aquí la reseña de la película que aparece en uno de ellos (Laura, Luisa e Morando Morandini, Il Morandini. Dizionario dei film, Zanichelli, 2002, p., 497):
morend
Es frecuente que los críticos señalen la novedad formal que supuso la película al tiempo que se refieren a su falta de originalidad temática:
franc
larouMitry, Jean, Dictionnaire du cinéma, Paris, Larousse, 1963, p., 123.



Sadoul, Georges, Dictionnaire des fims, Seuil, 1985, p., 7.
 dir t
Gubern, por su parte, entronca el asunto de la película con los melodramas de Carné-Prévert y los thrillers americanos de serie B, al tiempo que subraya su “reto a las leyes de la gramática cinematográfica convencional…, quebrando las leyes de continuidad del montaje y saltándose a la torera las normas del raccord entre plano y plano y consiguiendo con todo ello un clima de inestabilidad y angustia que traduce de modo perfecto el sentimiento de su título original” (Ibid, p., 372).
guGubern, Román, Historia del cine, Lumen, Octava edición, 2001.













Cauchetier también se ocupó de las fotos fijas de Jules et Jim, 1962, otras de las grandes películas de Truffaut. He aquí la reseña que hace Morandini en su diccionario:


image


Como explica la reseña, Jeanne Moreau, la prota, canta “Le tourbillon”, una canción que obtuvo cierto éxito y que después ha sido interpretada por Vanessa Paradis.

A. de Baecque y S. Toubiana en su biografía de F. Truffaut cuentan un detalle de la interpretación de J. Moreau:
image
imageBaecque, Antoine de, Toubiana, Serge, François Truffaut, Folio, 2001, p., 352.


Busque el detalle y habrá comprendido por qué algunos directores de la nouvelle vague, en la línea de Rossellini, eran reacios a someterse al dictado férreo de un guión:

Elle avait des bagues à chaque doigt,
Des tas de bracelets autour des poignets,
Et puis elle chantait avec une voix
Qui, sitôt, m'enjôla.
Elle avait des yeux, des yeux d'opale,
Qui me fascinaient, qui me fascinaient.
Y avait l'ovale de son visage pâle
De femme fatale qui m'fut fatale {2x}.
On s'est connus, on s'est reconnus,
On s'est perdus de vue, on s'est r'perdus d'vue
On s'est retrouvés, on s'est réchauffés,
Puis on s'est séparés.
Chacun pour soi est reparti.
Dans l'tourbillon de la vie
Je l'ai revue un soir, hàie, hàie, hàie
Ça fait déjà un fameux bail {2x}.
Au son des banjos je l'ai reconnue.
Ce curieux sourire qui m'avait tant plu.
Sa voix si fatale, son beau visage pâle
M'émurent plus que jamais.
Je me suis soûlé en l'écoutant.
L'alcool fait oublier le temps.
Je me suis réveillé en sentant
Des baisers sur mon front brûlant {2x}.
On s'est connus, on s'est reconnus.
On s'est perdus de vue, on s'est r'perdus de vue
On s'est retrouvés, on s'est séparés.
Dans le tourbillon de la vie.
On a continué à toumer
Tous les deux enlacés
Tous les deux enlacés.
Puis on s'est réchauffés.
Chacun pour soi est reparti.
Dans l'tourbillon de la vie.
Je l'ai revue un soir ah là là
Elle est retombée dans mes bras.
Quand on s'est connus,
Quand on s'est reconnus,
Pourquoi se perdre de vue,
Se reperdre de vue ?
Quand on s'est retrouvés,
Quand on s'est réchauffés,
Pourquoi se séparer ?
Alors tous deux on est repartis
Dans le tourbillon de la vie
On a continué à tourner
Tous les deux enlacés
Tous les deux enlacés.

(Paroles: G.Bassiak Musique: Georges Delerue)

Por cierto, que si quiere Usted aprender los números en francés, nada mejor que esta escena de À bout se souffle, que no sé si hoy en día resultaría inadecuada:


Quizá también le puedan ayudar las palabras de Perec:


per

perli Perec, Georges, Je me souviens, Hachette, 1989, p., 60.







lunes, 1 de junio de 2015

Marylin nace hoy todos los años.

Volvióse en bolsa Júpiter severo;
levantóse las faldas la doncella
por recogerle en lluvia de dinero. (Quevedo)

Las fotografías publicitarias  que resaltaban su sex appeal a menudo lo ofendían, y un momento memorable para Billy Wilder, que la dirigió en La tentación vive arriba, ocurrió cuando descubrió a DiMaggio entre la multitud reunida en la Avenida Lexington de Nueva York para curiosear la escena en la que a Marilyn, de pie en una rejilla del metro para refrescarse, una repentina ráfaga de viento le levanta la falda muy arriba. “¿Qué demonios pasa aquí?”, oyeron que Di Maggio exclamaba entre el gentío, y, recordaba Wilder, “jamás olvidaré la cara de muerte que puso Joe”. (Talese, Gay, Retratos y encuentros, 2010, Alfaguara, p. 114)
Que el mito de Marilyn sigue vivo lo demuestra la frecuencia con la que la actriz muerta en 1962 aparece en los periódicos de todo el mundo. Los motivos de sus periódicas resurrecciones mediáticas son muy variados, nuevos documentos sobre su muerte, nuevas fotos, algunos chismes.

In principio era Norma Jean1Foto de Marilyn en los inicios de su carrera, publicada en el libro de André de Dienes,recientemente publicado por Taschen

Hace ahora dos o tres años Marylin volvió a estar de actualidad, porque el vestido que lucía en La tentación vive arriba, la película de 1955 dirigida por B. Wilder, fue vendido en subasta por 4, 6 millones de dólares, una cifra nada desdeñable para lo que su anterior dueña, Debbie Reynolds define como una prenda sencilla.
L'abito di Marilyn venduto a 4,6 milioniL'abito di Marilyn venduto a 4,6 milioni

Marilyn con el vestido, en una foto del rodaje. La famosa escena en la que la actriz luce la prenda fue rodada dos veces, una en la Avenida Lexington de Manhattan, en la calle 52, que no sirvió para la versión definitiva y otra en estudio.

Pero el dichoso vestido no fue lo único que se vendió a precio de temporada: Among the other items sold were the racing clothes worn by Elizabeth Taylor in the 1944 film National Velvet, which went for $60,000, as well as her headdress from Cleopatra. Taylor had given Reynolds many of the objects in the collection. A dress and a pair of ruby slippers worn in a screen test for The Wizard of Oz by Judy Garland sold together for $1.75m; and Charlie Chaplin's bowler hat, as worn in The Little Tramp and other films, went for $135,000.

La famosa escena en la que Marilyn viste la prenda es una de las más conocidas de la historia del cine. Como en otros famosos momentazos de la actriz, se produce una mezcla de erotismo primario y turbadora candidez por parte de ella - convertida una especie de inocente nínfula madura que roza la insoportable estupidez- y de retranca irónica, no exenta de intenso amor por la vida:


La escena en versión original:



La escena en la versión española:


La escena tiene un fondo simbólico mitológico de gran potencia, pero traído a cuenta con una inusitada habilidad.
Zeus tuvo que transformarse en gotera dorada que se coló por el techo para seducir a Dafne, o en lluvia o polvo dorado, según otros. Aunque la tradición carpetovetónica asocia el noble metal a las innobles monedas, como si Zeus necesitara pagar para cumplir sus deseos.




El mito de Zeus y Dánae en la versión de Klimt.











En la escena de la película de Wilder la lasciva presencia divina cuenta con la ayuda del calor de la ciudad en verano y con el tipo de tela del vestido de Marilyn, tan vaporosa, aunque debajo vaya tan protegida como una tenista profesional. Pero aquí, la lluvia de oro proviene del subsuelo, se ha convertido en una especie de hálito popular, refrescante (más delicious, si cabe, even cooler que la primera vez, dice ella al recibir la segunda ventolera), por contradictorio que pueda resultar. Mis recuerdos de la ventilación del metro de Madrid están asociados a aire templado, pero ya se sabe que todo es relativo y que cuando el calor aprieta hasta el peor ventilador se agradece. Seguramente, esta brisa hipohuracanada es una suerte de metáfora del  deseo colectivo, del cálido aliento  que viaja en los medios de transporte y a veces se nos deposita en el cogote, de la fuerza que viene de los barrios pobres, esos cuyos moradores se trasladan en metro al centro para ir al cine; una metáfora del deseo del espectador, mon semblable, mon frère.


He aquí una transcripción incompleta de la escena:         
- Didn't you love the picture? l did.
- But l just felt so sorry
for the creature at the end.
- Sorry? What, did you want him
to marry the girl?
- He was scary-looking,
but he wasn't really all bad.
- He just craved a little affection. A sense of being loved and needed and wanted.
- That's an interesting point of view.
- Do you feel the breeze
from the subway? lsn't it delicious?
- Sort of cools the ankles. What would be fun to do now?
-lt's getting pretty late.
-Is not that late.
-l have this big day tomorrow. l have to get to sleep. -- What's the big day?
- Tomorrow l'm on TV. l told you, The Dazzledent Hour.
- Oh, here comes another one…it’s been even cooler…
- Tell me, Dazzledent toothpaste, l don't think l ever triedit.    -You should. lt's excellent.Oh, yes, l use it myself.
-Then you do recommend it?
-Definitely. lt costs a little more, but out of oral hygienists
- You sound like a commercial. lf l believed commercials....
-You can believe this one.
-What's that you say? ''He'll never know. l stay kissing sweet the new Dazzledent way''?  No really.
-lt's true! l'll prove it to you…Well?
- My faith in the integrity of advertising is restored.
However, before l switch brands,l wanna make absolutely certain.

Ayer nació Marilyn.

Marilyn Monroe es sólo una idea, un’idea come un’altra, como decía  P. Conte de Génova. Una vez tuvo un cuerpo, una mirada y una voz deseados, que volvieron locos a quienes se cruzaban en su camino, pero era porque a través de sus ojos se le clareaba la idea, la mejor idea que nadie nunca  tuvo. Quienes compartieron su vida con ella fue porque estaban convencidos de que se acostaban con la idea hecha carne, una ocurrencia digna de las mejores mitologías, pero en los EEUU de hace 60 años. Lo malo fue que detrás de la idea de la felicidad había una mujer de carne y hueso. Su grandeza y su condena consisten en haber unido la religión de los sin dios, la fe de los seguidores de la promesa de un sueño, a un cuerpo vulnerable, haberla unido hasta el punto de que, viendo algunas de sus fotos,  no parece que puedan vivir una cosa sin la otra.

Después de muerta, la idea no quiso abandonar su recuerdo y siguió viviendo en decenas de recreacionesreliquiasencarnacionesfotos en blanco y negrofotos en colorleyendas hagiográficas

 (Fuente de las imágenes):
         showNextPhoto()
Mariano Franzetti
           
   
Pietro Di Lecce
       
  showNextPhoto()
Duty Gorn
       
    Milano, una mostra racconta Marilyn e l'arte della bellezza
A. Warhol
        
     Milano, una mostra racconta Marilyn e l'arte della bellezza
         Thomas Bee
           
    Milano, una mostra racconta Marilyn e l'arte della bellezza
Marco Minotti
Milano, una mostra racconta Marilyn e l'arte della bellezza
Giampiero Gasparini
              
  Milano, una mostra racconta Marilyn e l'arte della bellezza
Mimmo Rotella