Viaje a Francia en 2016

jueves, 18 de octubre de 2012

Por otra senda yo, por otra senda, que no conduce al beso…

 

Por otra senda yo, por otra senda,/ que no conduce al beso aunque es la hora (Miguel Hernández)

image

A través de Repubblica caigo en un blog dedicado a las fotos que retratan el instante previo al beso. Le doy vueltas al asunto en el poco tiempo libre que tengo últimamente y llego a la conclusión que lo que da gravedad al beso en la boca son las narices, verdaderas velas maestras que condicionan la navegación de los labios hasta su encuentro. El apéndice fuerza a adoptar planos inclinados, posturas desiguales sin cuya asimetría el beso se convertiría solo en un acto protocolario. Así es como se besaban los líderes del socialismo (i)rreal antes de la caída del muro de Berlín, ignorando la protuberancia, chafándola o esquivándola con gesto marcial, sin la delectación y dulzura que conlleva el beso amante. La nariz dramatiza el encuentro, porque, al complicarlo, obliga a buscar, crea micro instantes muertos, a través de los cuales sentimos reafirmarse el deseo, pero que también permiten pentimentos. La inclinación de la cabeza delata las ganas de fusión y basta una leve recuperación de la verticalidad en el rostro del otro para que intuyamos un probable rechazo.

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

 

 

 

 

Cuando se besaron ella sintió su lengua inmediatamente, tensada y fuerte, pasando entre sus dientes, como un matón que se abre camino en un recinto. Penetrándola. La lengua se le encogió y retrocedió con una repulsión instantánea, dejando aún más espacio para Edward. Él sabía bien que a ella no le gustaba aquel tipo de beso y hasta entonces nunca había sido tan brioso. Con los labios firmemente prensados contra los de ella, sondeó el suelo carnoso de su boca y luego se infiltró en los dientes del maxilar inferior, hasta el hueco donde tres años atrás le habían extraído con anestesia general una muela del juicio que había crecido torcida. Era la cavidad donde la lengua de Florence solía adentrarse cuando estaba abstraída. Por asociación, era más parecida a una idea que a un lugar, era más un nicho privado e imaginario que un vacío en la encía, y se le hizo extraño que otra lengua también entrase allí. Era la punta afilada y dura de aquel músculo ajeno, temblorosamente vivo, lo que la repugnaba… (Chesil Beach, Ian McEwan, Anagrama, 2008, Trad. Jaime Zulaika, p. 38-39)

domingo, 14 de octubre de 2012

Aldabas de París (I). Place des Vosges

 

Bajo los soportales de esta impresionante plaza parisina abundan los cafés con terraza de a 5 euros el demi. Hace pensar, quizá por la mezcla entre el esprit y lo chic que parece reinar en ella, en una ambientación ideal para las últimas mediocres películas de Woody Allen. Ya saben, la pareja de americanos sentados con su chocolate a la francesa encantados de si mismos en la capital del S. XIX. Él, con pantalones chinos, zapatos tipo college,  camisa clásica Arrow y envidiable gabardina; ella, más mimetizada, pero quizá sin renunciar a un calzado cómodo... Hablan de París y beben los brebajes del local como si estuvieran saboreando el elixir de siglos de otra civilización, otros gustos, otros filósofos. El camarero que les sirve, piensa, por el contrario, en cuánto le gustaría estar en Nueva York, la capital del S. XX. Al cabo de un rato dan la vuelta a la plaza, bajo los soportales que la adornan. Fuera llueve, pero dentro, a este lado de los arcos delimitados por una extraña y melancólica penumbra, continua el sueño, más cafés, alguno al amparo de Victor Hugo, cuya casa museo está en una de las cuatro esquinas. Otros, tan pequeños que solo caben las parejas de enamorados.

Pasean los americanos que por la mañana estuvieron en el cementerio de P. Lachaise y se pusieron contentos de ver la tumba de Gertrude Stein, la que acabó pareciéndose a su retrato picassiano. Ven galerías de arte, pero en seguida se dan cuenta de que predomina la pretensión y el medio pelo, incluso allí. Se acuerdan, entonces, del título de aquel ensayo, De cómo Nueva York robó la idea de arte moderno…, “y nuca la devolvió”, comenta él, casi siempre ocurrente.

Me los cruzo, mientras hago fotos de las aldabas de los portales. Les miro detenidamente cuando ya han pasado y me digo que a mí también me hubiera gustado ser uno de esos americanos, por lo menos durante un viaje a París.

 

2012-10-11 18.41.44

 

2012-10-11 18.39.16

 

2012-10-11 18.38.17

 

2012-10-11 18.37.34

 

2012-10-11 18.36.29

 

2012-10-11 18.33.10

 

2012-10-11 18.35.16

 

2012-10-11 18.34.56

 

2012-10-11 18.33.51

 

2012-10-11 18.31.55

 

2012-10-11 18.33.30

 

2012-10-11 18.15.06