adiós

sábado, 23 de octubre de 2010

viernes, 22 de octubre de 2010

Rincón de las fotos

Foto1938

La naturaleza imita al arte –previo paso por el creador, previo pago institucional al creador, y, si llamas por el móvil, el muñeco se pone a trabajar. Las monedas del lago escatológico son solo migajas

Sobre el autor de la escultura, David Černý. Y un video de cómo se menean los muñecos.

jueves, 21 de octubre de 2010

Chamarileros de Praga y Zaragoza. Frotándome las manos ante el próximo rastrillo de la Fundación Ozanam: Pieles de zapa de segunda mano.

Para el paseante urbano, a menudo remiso a las escapadas de fin de semana, a los cruceros y a los viajes exóticos, el lugar de las maravillas puede ser la tienda de un chamarilero. Los locales de estos anticuarios de segunda o tercera clase o mano reúnen en sus locales la más amplia variedad de polvorientos objetos que se pueda imaginar. En realidad, pocas de las cosas que acumulan son de gran valor, ninguna piel de zapa (1), sino más bien lo mismo que se suele tener en casa, pero traducido a la casa del abuelo o, en el mejor de los casos, del bisabuelo. Copas, botes, algún mueble, objetos de tocador y escritorio, pequeños electrodomésticos, pueblan sus estantes y el suelo. En Zaragoza no hay muchas de estas tiendas, en realidad ninguna comparable a lo que he visto en Praga, pero algo se parecen a ellas los almacenes de algunas fundaciones benéficas o comunidades de ayuda, como, por ejemplo, Remar, cuya tienda se autodenomina hiperrastro. También el mercadillo del Foto2141

Parque del agua ha reservado una amplia zona a los chamarileros y, dentro de poco, a partir del próximo día 29, en la Sala Multiusos del Auditorio, se celebrará el Rastrillo de la Fundación Ozanam, verdadero paraíso para los aficionados y para los necesitados de las cosas viejas.

(Obra del pintor abstracto aragonés Vera adquirida en el rastrillo de Ozanam hace unos años por unos 60 euros)

Foto2140

Lámpara de Murano adquirida en el rastrillo de Ozanam por unos 50 euros. Las piezas rotas fueron sustituídas por otras de una lámpara mallorquina (Gordiola).

Durante el último puente de octubre me dejé llevar a Praga y entré en una de estas tiendas con la debida cautela, pues resulta fácil tirar al suelo involuntariamente o adrede los cacharros. Una de las personas que venía conmigo preguntó al encargado cómo hacía para limpiar todo, porque, en efecto, el polvo, complemento ideal del sitio, brillaba por su ausencia. El tipo contestó con coquetería de anticuario que ni se le pasaba por la cabeza limpiar. Pero, al caer en la cuenta de que efectivamente si hacías resbalar impertinentemente el dedo por encima del marco de un horrible cuadro la suciedad no se acumulaba más allá de lo que ocurre a menudo en casa, debió acordarse de que había vaciado el local para unas reparaciones un mes antes. “Al sacar las cosas debieron perder algo de su polvo”, dijo con retintín. Noté que se adueñaba de mí un impulso locuaz y con espontaneidad poco frecuente le dije que la imagen que yo tenía del paraíso se parecía mucho a su tienda. Volvió a sonreír y con aire satisfecho dijo que las cosas las había puesto él. De ahí a la conclusión que extrajo faltaba poco, pero si yo me hubiera encontrado en su lugar, me la hubiese callado. “Entonces soy como dios”, dijo satisfecho. Sonreí, pero el tono que estaba adquiriendo la conversación, que además se estaba produciendo en inglés, empezaba a no interesarme, porque se aprovechaba de mi comparación con el paraíso. Para poner las cosas de nuevo en orden le pregunté el precio de unos calendarios de escritorio de los años treinta, uno checo alemán y el otro solo checo. Al hacerlos girar cambiaba el día del mes. Eran caros y teníamos prisa, así es que tuve que marcharme del Edén, porque mi Eva y sus secuaces habían decidido que Praga ofrecía otras tentaciones más suculentas. Antes de irme, el individuo, con tono cómplice, como quien ha notado algo común en el otro sin que haya habido declaración de gustos e intenciones, me dio su tarjeta de presentación, que no es otra que esta, por su lado A:

image

Y por su lado B, que no es otro que un envoltorio de chocolates Lind, 70 % de cacao:

image

En sitios como este, salvo hallazgos poco probables, no hay cosas de gran valor, ni siquiera de gran valor mágico. Su gracia está en que los objetos pasados por el filtro de los años vuelven a adquirir la magia que la rutina les robó y si son muchos, todos juntos y dispuestos abigarradamente, a algunos nos ofrecen una decadente imagen del paraíso, aunque también nos recuerden que un día no estaremos aquí. No hacen, en definitiva, saborear el tiempo.

(1) La inscripción que el protagonista de La piel de zapa, de Balzac (Balzac, La Peau de chagrin, Gallimard,1974, p. 61), encuentra durante su visita a los almacenes de anticuario:

image

martes, 19 de octubre de 2010

12+1 consejos para hacer fotos con el móvil

Hace unos días publicamos una entrada sobre eyephoneography, interesante certamen de fotografía hecha con el móvil, cuya página, por cierto, incluyó nuestra entrada entre sus enlaces. Hoy recogemos los consejos que National Geographic (Italia) da aquellos que usan el teléfono para hacer fotos:

1. Evitar la luz directa del sol sobre el modelo. Si el día está cubierto se está de suerte; si es soleado se debe escoger el punto de sombra más iluminado. Que se quede cegada tu pareja cuando le haces una foto suele ser fuente de grandes cabreos, bastante más persistentes que el cegamiento.

2. Hay que escoger siempre la máxima resolución y calidad. Si se carece de espacio y hay que escoger, se debe preferir la máxima calidad en perjuicio de la resolución, sobre todo si no se va a imprimir la foto. Nota: este consejo no me queda demasiado claro, aunque lo he leído en un punto de sombra bastante iluminado.

3. Existen dos momentos ideales en el día para hacer fotos, el amanecer y el atardecer. El cielo se ofrece en todo su esplendor y hasta la cámara peor obtienen imágenes resultonas. Lo que pasa es que madrugar no gusta y pillar el atardecer es una cursilada.

4. Con los móviles es fácil que las fotos salgan movidas. En condiciones de poca luz el móvil tiende a alargar el tiempo de exposición para que entre más luz en la cámara. Se aconseja mano firme, quizá las dos sobre el pecho, o un apoyo estable. También se aconseja eliminar a menudo las fotos de mala calidad.

5. Este consejo lo conservo en italiano para mayor claridad, que diría un personaje de El sí de las niñas: Fotoconsiglio: Usate la regola dei terzi. Quando componete l'immagine, immaginate che l'inquadratura sia attraversata da due linee orizzontali e due verticali, come nel gioco del tris. Fate corrispondere le divisioni nell'immagine (come ad esempio l'orizzonte, o un muro) alle linee, e ponete gli elementi di interesse sulle intersezioni. He de decir que mi móvil dibuja él solito esas líneas.

6. Cuando el fondo está confuso o la luz no es óptima, debe aplicarse el consejo de Capa, acercarse al sujeto hasta llenar el encuadre. Así es como Capa ligaba tanto, entre otras con I. Bergman.

7. La técnica del panning es muy útil. Consiste en coger el móvil con las dos manos y encuadrar el sujeto en movimiento mientras se acerca. Se le sigue entonces con la pantalla a la misma velicidad de su avance y se dispara sin dejar de moverse. El sujeto aparece fijo, pero el fondo sale movido. He aquí el ejemplo de National Geographic: Foto d'autore col cellulare  Ecco come fare

Ciclotaxi indonesiano
Fotografia di Shariman Abdul Sofi, My Shot

¿Cómo demonios se consigue lo contrario, por cierto?

8. Algunos móviles permiten hacer fotos panorámicas. Si no es así, también se pueden obtener con un programa informático. Para ello, se hacen fotos contiguas del tema y después se pegan con el programa. Existen trípodes para móvil, pero basta mantener alineadas las imágenes cuando se dispara. También se puede hacer lo contrario para dar un toque rondo cubista a la imagen.

9. Para captar el instante mejor hay que anticiparse al disparo, que se retrasa un poco en relación al momento en que se aprieta el disparador. Conviene saber cuánto se retrasa y acostumbrarse al paréntesis. También conviene resignarse a no haber visto ni fotografiado el instante mágico, que queda para los que saber ver el instante sin fotografiarlo.

10. La opción en blanco y negro permite educar el ojo fotográfico, también llamado quinto ojo, y adiestrarlo para valorar mejor los contrastes entre luces y sombras sin que se interpongan los colores, como en la tediosa película La cinta blanca o en Rumble fish, de Coppola.

11. Es útil prestar atención a cómo se encuadra el horizonte. Si el cielo está especialmente bonito quizá sea una buena idea que ocupe la parte baja del encuadre:

Foto d'autore col cellulare  Ecco come fare

Un bagliore tra le nubi
Fotografia di Lee Streitz, My Shot. "Nonostante non avessi con me la mia reflex, sono riuscito a cogliere un'ottima immagine anche con il cellulare grazie a queste nubi monsoniche alla luce del tramonto”, racconta il lettore che ha scattato questa immagine.

12. En las fotografías de adultos, que a veces son más pacientes con el fotógrafo que los niños, se puede experimentar con los ángulos de la toma y con la iluminación, para poner en relieve lo mejor (o lo peor) del sujeto.

12+1. Los fondos negros dan un relieve máximo al sujeto. El terciopelo, y todas sus variantes, incluido el ciertopelo, absorbe, sin reflejos, todos los tipos de luz, como Darbeider. El resultado es un fondo opaco negro, sin sombras:

Foto d'autore col cellulare  Ecco come fare

Un fiore nel buio
Fotografia di Mary Webber, My Shot. Una sorprendente immagine su sfondo nero ripresa col cellulare.

lunes, 18 de octubre de 2010

Las mejores 25 películas de amor

Guardian y Observer publican la lista de las mejores 25 películas de amor, según sus críticos. Las listas de lo mejor de tienen siempre una punta de vulgaridad, como la calle más  estrecha del mundo, la mejor playa, la moto más rápida, etc. Es la puñetera visión Guinness del mundo. Dicho esto, me rindo a la lista.

En la literatura, en el cine, quizá también en las artes plásticas las grandes obras sobre el amor envejecen mejor que otras. Es difícil no sentir cómo en las canciones de amigo vibra la emoción, no quedarse arrobado con el Tristán de G. von Strassburg, casi imposible aceptar que Clelia no podría enamorar a cualquiera, que el huérfano M. Brando no suscita pasión. Envejecen las películas porque los teléfonos móviles que aparecen en ellas pesan medio quilo, los efectos especiales están requetepasados, las armas que un día aterrorizaban dan risa, pero sobre todo envejecen las malas películas, de amor o no.

Prueba a hacer tu propia clasificación con las que hayas visto de estas diez y después comprueba el lugar que les han asignado los críticos. Si clicas sobre el título en inglés podrás leer una reseña de cada una de ellas. Además, si clicas aquí podrás saber cuáles son las otras quince. Por último, entre paréntesis, aparecen los títulos con los que se han estrenado las películas en español y si clicas sobre estas líneas podrás acceder a una página en la que puedes buscar por el título una ficha técnica, una sinopsis y críticas en español. Por ultimo, una galería de fotos de las pelis.

A Room With a View: No    (Una habitación con vistas)

Before Sunrise/Before Sunset: No     (Antes del amanecer)/(Antes del atardecer)

Breathless (A Bout de Souffle): No    (Al final de la escapada)

Hannah and Her Sisters: No    (Hannah y sus hermanas)

Brief Encounter: No    (Breve encuentro)

The Apartment: No    (El apartamento)

Jules and Jim: No    (Jules y Jim)

Eternal Sunshine of the Spotless Mind: No    (¡Olvídate de mí!)

In the Mood for Love: No    (Deseando amar)

Casablanca: No     (Casablanca)