Viaje a Francia en 2016

viernes, 5 de agosto de 2011

Prohibido por los pelos. Los límites de la privacy: Vietato! y los retraros de El Fayún

Hace unos meses me llamaron la atención los escaparates de una tienda situada en la parte vieja de Zaragoza. Se acumulaban en ellos, debidamente ordenadas, cabezas de maniquíes sin cara, cubiertos por melenas lisas, rizadas, onduladas, rubias, castañas, morenas, cortas, largas y de medio pelo, y en los estadios intermedios que pueden surgir de cruzar esas características. Era un buen negocio de pelucas, entre cuyos clientes seguramente se contaban, además de presumidos y caprichosos varios, bastantes enfermos de terapias que producen calvicie. Hasta tal punto llegaba la abundancia de pelo natural sobre cabezas inertes que, lejos del efecto cómico que producen las pelucas de las tiendas de disfraces para fiestas, en este caso el espectáculo daba una mezcla de miedo, curiosidad y asco. No se veía a nadie en el interior. Seguramente los tratos con los clientes no se producen a la vista de los transeúntes, sino en algún tipo de trastienda. Además, la gran cantidad de mercancía expuesta en uno de los dos escaparates casi no permitía observar el local. Fue ahí, desde donde se me ocurrió hacer una foto con el móvil, creyendo que no era observado, seguramente porque de alguna manera intuía que la instantánea podía traer cola. Creo que tras disparar dos veces me acerqué de nuevo a la puerta y, al seguir sin ver a nadie, quise hacer una foto al escaparate más grande y vistoso de los dos, el de la derecha. En ese instante surgió de la tienda un empleado de corte relamido, zapato mocasín con trabilla metálica sin calcetín y cinturón de cordón bicolor que quiso arrebatarme el teléfono. Mi perro ni se enteró de las malas maneras del individuo, cuyo cabello también parecía ajeno a los bruscos movimientos que se estaban produciendo. Al no conseguir arrebatarme el teléfono me dijo que tenía que borrar la foto, como si de una intrusión en una planta nuclear secreta se tratara. Después de discutir un rato, sin que en ningún momento pareciera darse por aludido ante mis indirectas a lo hortera que me resultaba su indumentaria, la grima que me daba su pelo y la importancia excesiva que estaba dando a un acto intranscendente, quedamos en que llamara a la policía para que dirimieran ellos la contienda. Habló con alguien, y me dijo que en breve llegarían los municipales, ante lo cual di muestras de aprobación. Mi perro, mientras tanto, seguía ajeno a cuanto ocurría, aunque yo empezaba a sentirme molesto por tener que hacerle esperar tanto. Durante la llamada, me entraron dudas de que hubiera hablado con la policía, en particular, porque me daba la sensación de que, a pesar de que había salido a la puerta de la tienda con el inalámbrico, evitaba que le oyera claramente y, por otro lado, en seguida pareció menos envalentonado que antes. Estuvimos analizando los pormenores legales de la situación, pero creo que ninguno de los dos éramos duchos en la materia y además él no tenía ni idea ni quería tenerla de lo que son los derechos fundamentales del flâneur, entre los cuales se encuentra, sostenía yo firmemente, el de fotografiar horrendos escaparates desde el exterior del local. ya tendrá usted ocasión de denunciarme si hago un uso indebido de la foto. Y él, erre que erre, que no podía hacer fotos de sus pelucas. Al final, como, pasado un cuarto de hora, no llegaba la policía, aburrido ya y con la excusa de que se le estaba haciendo tarde al can para volver a casa, me marché con mis fotos en la memoria del teléfono y cierto malestar, no tanto porque al individuo le desagradasen mis intenciones como por su manera agresiva de proceder.

Llegado a casa busqué en los foros de internet experiencias semejantes y no eran pocos los que las habían vivido. lo que no me quedó claro es hasta qué punto alguien puede impedir que fotografíes su escaparate desde la calle.

Todo lo anterior viene a cuento de la exposición fotográfica “Vietato! - I limiti che cambiano la fotografia” (55 foto di grandi autori), que se está celebrando en la Rocca Ariostesca de Castelnuovo di Garfagnana (Lucca, Italia), desde el 29 de julio hasta el 7 de Agosto de 2011. Los comisarios de la exposición, Giovanna Calvenzi, Renata Ferri e Gabriele Caproni, organizada por el Circolo Fotocine Garfagnana, se plantean hasta qué punto el exceso de celo de algunos a la hora de impedir que se tomen fotos puede traer como resultado la carencia de documentos sobre nuestro modo de vida para las generaciones futuras. Y es cierto que, junto a la falta de pudor de muchos en exhibir sus cosas en público, se está produciendo el fenómeno contrario, el aumento del miedo a ser fotografiado. Si en algún instante el hecho de que un paseante se interesara por un tienda hasta el punto de querer inmortalizarla con una instantánea, podía ser motivo de orgullo y vanagloria para su propietario, hoy en día ocurre lo contrario. Todo son sospechas, temores y suspicacias. La franja que oculta el rostro de los fotografiados en la exposición intenta poner de relieve esos excesos. He aquí tres de las imágenes exhibidas, tomadas de la amplia galería que publica L’Espresso.

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Tony Thorimebert

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Mario Peliti

Vietato! Oltre i limiti della fotografia

Alex Maioli

Foto2765

Y, como contraste, recuerdo los ojos de los retratos de El Fayún, recientemente expuestos en Madrid, su mirada virtuosa, en el justo límite entre la sorpresa, la curiosidad y el descaro, una mirada que refleja al tiempo conciencia y olvido de si mismo, observación y confianza, fortaleza y resignación,esas parejas de cualidades tan difíciles de encontrar, capacidad de atraer sin llamar a gritos la atención,todo un ideal de vida transmitido en una instantánea pictórica, en unos ojos que no se ocultan.

Foto2766 Foto2767

Foto2768 Foto2770

Foto2769 Foto2772

Foto2771 Foto2773

Foto2774 Foto2775

Foto2778 Foto2776

lunes, 1 de agosto de 2011

El ojo de Polifemo. ¿Existe la escuela Siciliana de fotografía?

No la Trinacria en sus montañas fiera
armó de crueldad, calzó de viento,
que redima feroz, salve ligera
su piel manchada de colores ciento:
pellico es ya la que en los bosques era
mortal horror al que con paso lento
los bueyes a su albergue reducía,
pisando la dudosa luz del día.

Góngora. Fábula de Polifemo y Galatea

Con la hipótesis de que tres fotógrafos sicilianos en activo, Carmelo Bongiorno, Carmelo Nicosia e Sandro Scalia, formarían una especie de escuela se está celebrando (22/07 – 02/10 – 2011) una exposición de fotografía (Cartel) en la Galleria Credito Siciliano
(Piazza Duomo 12, Acireale, Sicilia), comisariada por G. Chiaramonti. Con el término escuela, se entiende que:

Alla sicilianità di origine e di appartenenza s'aggiungono importanti esperienze "esterne": tutti e tre hanno condiviso infatti, in maniera indipendente, significativi periodi di lavoro lontano dall'isola, maturando un'attitudine al confronto e al collegamento con le innumerevoli avanguardie, interconnessioni e individualità in fase di maturazione in ambito italiano ed europeo, tra la fine degli anni '70 e gli zero.

Además, la exposición permite contemplar obras de otros grandes fotógrafos sicilianos de contrastada experiencia internacional. uno de ellos, F. Scianna. el fotógrafo del espléndido Ore di Spagna (Sciascia), señala, en un artículo de M. Simonetti para L’Espresso, las notables diferencias entre el trabajo de su generación y el de los tres fotógrafos actuales:

"E come se è cambiato il modo di far fotografie oggi: i due Carmeli, Buongiorno e Nicosia, e Scalia lavorano assai diversamente da quelli della mia generazione e delle precedenti. Per noi la fotografia era racconto, memoria, polemica e impegno politico nei confronti della realtà. Mentre questi nuovi autori pongono l'accento sulla loro personale creatività, sullo stile. Noi, più modestamente, non avevamo questa ambizione: raccontavamo quello che vedevamo. La loro narrazione è filtrata, raccontano i loro sogni personali più che contenuti oggettivi".

Una cuestión sobre la que insiste en el artículo citado, otra de las históricas fotógrafas sicilianas, Letizia Battaglia:

"Qui non vedo foto di impegno politico, di cortei militanti o di barricate. Mi sembra che oggi in Italia sia i giornali che i fotografi non siano molto stimolati a raccontare la realtà, come invece avveniva in quegli anni per noi, che trovavamo anche grande spazio e disponibilità. Questi nuovi autori, che non sono poi gli ultimissimi visto che hanno già 50 anni, inseguono la poesia, la bellezza, la sicilianità, l'arte....".

Además de que el signo del compromiso dominante con lo real ha cambiado hacia formas menos ligadas a la actualidad políticosocial, el acceso casi ilimitado a fuentes que antes resultaba difícil conocer condiciona en muchos casos la producción artística hasta el extremo de que el factor local se encuentra casi totalmente difuminado, incluso en el caso de artistas insulares como estos. Si en muchos casos, la universalidad de la obra artística partía de hondas raíces ancladas en la particularidad, en la actualidad,  esa dialéctica se ha hecho más compleja. A menudo, es únicamente en la profundidad de lo que podríamos llamar el sesgo personal internacional que transmite el artista donde reside su qualitas, más allá de inútiles virguerías técnicas que ocultan un vacio de base.Se podría decir, parafraseando a Mallarmé, que casi todos los grandes artistas han leído todos los libros o han visto todas las fotografías, lo cual dificulta, pero hace más interesante, el juego con la tradición y melancoliza las obras. Scianna, por su parte, recalca, la diferencia de bagaje cultural entre las distintas generaciones

"le generazioni moderne hanno a disposizione informazioni sulla cultura fotografica anche internazionali che noi non potevamo neanche sognare. In Sicilia quasi non arrivavano libri né giornali, ed eravamo molto più legati al rapporto col nostro territorio".

Para terminar, me gustaría recordar un personaje de ficción de La meglio gioventù, la película de Giordana en la que una de las protagonistas encuentra su destino en las fotos, en las que a instancias de otro personaje busca el alma de los retratados, un alma que también sabe encontrar cuando posteriormente se ocupa de la  triste actualidad siciliana ligada a los grandes atentados mafiosos de los años 90. Una buena síntesis de universalidad y concreción histórica.

L’Espresso facilita una amplia galería de fotos ligadas a la exposición. Las imágenes que aparecen a continuación pertenecen a dicha galería:

La fotografia parla siciliano

Nicola Scafidi: Alberto Sordi, Il Mafioso

La fotografia parla siciliano

Ferdinando Scianna: Bagheria 1962

La fotografia parla siciliano

Ferdinando Scianna, Capizzi, 1982

La fotografia parla siciliano

Ferdinando Scianna, Leonardo Sciascia, Racalmuto, 1964

 

La fotografia parla siciliano

Nicola Scafidi, Palma di Montechiaro

La fotografia parla siciliano

Enzo Sellerio, Trappeto, Borgo di Dio, 1954

La fotografia parla siciliano

Enzo Sellerio, Palermo, l'oste conduce il suo asinello a vedere la portaerei americana Independence, in rada durante le elezioni del 1960

La fotografia parla siciliano

Carmelo Bongiorno, Man in red 2010 (dalla serie Forbidden Colors

Carmelo Bongiorno Last plate 2008 (dalla serie Forbidden Colors)

La fotografia parla siciliano

Carmelo Nicosia, Una grossa nuvola oscurò il cielo, 2009