Viaje a Francia en 2016

sábado, 31 de julio de 2010

Aldabas de Cádiz. Segunda serie: Animales (I). Los reyes de la silva y algunos de sus súbditos.

Clica aquí para ver la Primera serie: Deterioradas o ausentes.

Clica aquí para ver la Segunda serie. Animales (II): Peces y ánades.

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (I).

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (II).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (I).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (II).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (III)

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (IV).

.

image

Plancha litográfica de la Litografía Müller.

El peregrino que llega a Cádiz se encuentra leones por todas partes. En el escudo de la ciudad aparece Hércules volviendo de la playa en bañador y a veces con una toalla al cuello.

image image

image image image image

image

Distintas representaciones de Hércules, verdadero logo de la ciudad.

Además, se diría que el del corazón de cobre está paseando a dos reyes de la selva como si de un macarrilla lleno de donaire y con un par de pitt bulls cogidos bien alto por el cuello se tratara. Que el picha se llame Hércule no debe extrañar, dado que nombres de héroes con un curriculum menos completo como Roland, Rodrigo, Kevin (Costner) o Yosua (?), han gozado de gran fortuna, en particular y recientemente los dos últimos. leonayunt

Uno de los leones presentes en la fachada del ayuntamiento.

El rectorado y el Ayuntamiento están llenos de leones. Hasta algún político/a local tiene cara de león/a distraído/a.

leon Uno de los leones de la manada del rectorado, en la C/ Ancha. La anilla mordida, símbolo de su sometimiento, anticipa la forma de los llamadores.

Por todo ello, no debe extrañar que el rey del bestiario de los llamadores sea el león. De que se trata de leones, con mayor o menor grado de ferocidad, mejor o peor peinados o despeinados y con la expresión más o menos melancólica, no cabe duda en muchos casos. Pero como si el modelo del que partieron estas figuraciones hubiese sido poco realista o los artesanos se hubieran dejado llevar por su inconsciente, algunos ejemplares parecen confinar con el licántropo, el can enrabietado y hasta el domador con el pelo untado de brillantina. Ya se sabe que los mejores pintores de leones son los que los han pintado de oídas o solo los han visto en cromos. En la representación de un animal tan cargado de valor simbólico se mezcla necesariamente lo soñado con lo real, lo que proyectamos desde nuestro interior y lo que nos proporciona la tradición. Además, seguramente, el león es uno de los animales que más se ha dibujado a partir de fuentes indirectas.

image 2image Foto0779 Foto0785 Foto0800Foto0855Foto0858 Foto0930 Foto0905 Foto0904 Foto0893 image Foto0685 Foto0859 Foto0962Foto0957Foto0826 Foto1045 image image Pero en esta pequeña tacita de plata de Noé caben otras parejas de animales y, por extraño que parezca, hay sitio hasta para los elefantes, pintados y enjaezados, como en la India, pero pintados de denso marrón, como solo a un ingrato se le podría ocurrir. Una vez más, animales dominados por el hombre, obligados a trabajar con la trompa y con los colmillos tronchados.

image

Por lo demás, la variedad de mamíferos no va mucho más allá de los caballos clonados, que además tienen aspecto de ser de anteayer:

image image image

miércoles, 28 de julio de 2010

Las aldabas de Cádiz. Primera serie: deterioradas o ausentes.

Clica aquí para ver la Segunda serie. Animales (I): Leones, elefantes y caballos.

Clica aquí para ver la Segunda serie. Animales (II): Peces y ánades.

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (I).

Clica aquí para ver la Tercera serie: Manos (II).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (I).

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (II).

Clica aquí para ver la Cuarta serie(I): Formas casi sin motivo (III)

Clica aquí para ver la Cuarta serie (I): Formas casi sin motivo (IV).

.

Más tarde trató de explicarse. Dijo que había querido demostrarme algo sobre la historia de la sensación. Las sensaciones tenían unas historias naturales propias, florecían durante un rato o no florecían, y entonces se extinguían. La mayor parte de las sensaciones que florecieron en la época de Schubert ahora estaban muertas. La única manera que nos quedaba de volver a experimentarlas era mediante la música de aquel tiempo. Porque la música era el rastro, la inscripción de la sensación.

Muy bien, le dije, pero ¿por qué tenemos que follar mientras escuchamos música?

Porque resulta que el movimiento lento del quinteto trata del acto sexual, replicó. Si yo en vez de oponer resistencia, hubiera dejado que la música fluyera en mí y me animara, habría tenido atisbos de algo totalmente fuera de lo común: lo que se sentía al hacer el amor en la Austria posterior a Bonaparte. (Verano, J.M. Coetzee)

El episodio al que hace referencia la cita del encabezamiento, el intento por parte de Coetzee de hacer el amor al son de una “larga aria de violín por debajo de la cual vibra la viola” provoca una buena bronca entre los amantes, porque ella se siente instrumentalizada y desprecia el noble y placentero fin del experimento. Yo, por mi parte, me siento tentado de preguntar a la señora gaditana de 95 años que se sienta por la tarde con sus hijos y su biznieta caniche en una terraza de la calle Sacramento a tomar un manchao, si cuando ella era joven aún se usaban las aldabas para llamar a las puertas, si se sabía de quién se trataba por la forma de picar, si había personas que ella distinguía por llamar con los nudillos o por el número de toques. Y si sus hijos me dejaran le pediría ejemplos del repique en un portal de una casa antigua cualquiera, llamaría a su portón revestido de autoridad, de parentesco, de amenaza, de amistad, desde el patio intentaría ser el niño que tal vez esperaba la llegada del pastelero con una bandeja de japonesas, pasteles de cinco pisos más palomar y muchas sultanas, o el hijo que esperaba la vuelta de las Américas del padre comerciante cargado de regalos exóticos. Todo con tal de revivir anécdotas, sensaciones, formas de vida trasnochadas de las que estas aldabas son un tristísimo, relumbrante y mudo resto. Quizá en alguna obra de Falla se oiga un tintineo, un brusco despertar de la ensoñación, el retumbar de algún mal presagio, unos compases que celen el sonido de la aldaba, cifra de esos instantes. En cuanto a la abuela de la perrita caniche, supongo que prefiere los porteros automáticos, que abren las puertas a distancia y en esta ciudad viven protegidos de la humedad en una especie de armarito de aluminio.

Las aldabas de Cádiz han perdido su función primordial, la de llamar, la de picar a la puerta. Sin embargo, hasta algunas de las pocas casas modernas que se han construido en el núcleo histórico de la ciudad, allende Puerta Tierra, tienen sus portales adornados con las características manos que lánguidamente sujetan una fruta, quizá el motivo más recurrente en las de tipo figurativo. Foto0966

Portal moderno de una casa de vecinos situada en la Plaza de la Candelaria, 3, en pleno centro histórico de Cádiz. El edificio conserva algunos elementos de época, como la cancela, pero ha sido sometido a una profunda remodelación.

Su presencia meramente ornamental debe interpretarse como un intento de vinculación a una tradición, como un vasallaje a la enorme serie de estos refinados objetos que acercan una vez más Cádiz a Venecia. Allí también la variedad de aldabas era vastísima y la afición al hurto por parte de los visitantes intensa. De su delicadeza y hermosura quedó testimonio en el libro que la editorial FMR les dedicó (Venezia. Porta porta, Casali, L. Foto di Massimo, N, 1981).

Vistas como objetos en desuso, evocadores de una realidad sobre la que proyectar nuestra melancolía por el tiempo ido, las aldabas con mayor carga de significado son las dañadas o ausentes, independientemente de su rango o antigüedad. Contornos, agujeros, desemparejamientos, descalabros, reutilizaciones, chapuzas, piezas sueltas, son testigos del deterioro, la humedad, las mudanzas, agresiones, cambios o restauraciones, de la usura del tiempo y el mar, de nuestra incuria y también, un poco, de nuestro ingenio.

Nota aclaratoria a esta y a las otras entradas de la serie:

Hace años que paso parte del verano en la provincia de Cádiz y cinco o seis que, gracias a la generosidad de unos familiares, lo hago en la ciudad misma. El casco antiguo, en el que predominan las casas de los siglos XVIII y XIX, está lleno de aldabas, porque la mayoría de los portales son de madera, muchos de ellos de hermosísima caoba. Y los portales de madera son muy amigos de las aldabas. Una vez hecha la mayor parte de estas fotos he ido descubriendo que los mismos llamadores que al principio me parecían de gran originalidad pueden encontrarse en otras muchas ciudades. En pocas semanas, los he vuelto a ver en Zaragoza, Madrid, Pau y Cáceres. Muchas páginas de Internet también los reproducen. Quizá lo dicho en estas entradas deba redimensionarse por lo que al tono del discurso se refiere teniendo en cuenta este hecho. Pero he preferido añadir esta nota a reescribir las entradas, porque tienen algo de diario y me resultaba tan costoso como falso recorrer hacia atrás los pasos dados. A partir, sin embargo, de la Tercera serie (Manos I), el tono será distinto, pues el desengaño, por así llamarlo, ya ha sido metabolizado. Queda, además, en mí la sensación de que estas aldabas son más numerosas y variadas en Cádiz que en otras ciudades, aunque seguramente menos originales. Mi intención no era hacer un estudio ni siquiera medianamente académico sobre la cuestión y sigue sin serlo. Por ello, no me he preocupado de filiaciones, estilos, fechas y demás categorías útiles para ordenar la serie. Se trataba solo de hacer público el resultado de unos paseos matutinos en compañía de mi perro y de adornar ese resultado con un discurso evocador.

00 1Foto0992 Foto0993 00000003333 Foto0820 Foto0782 333 Foto0816Foto0836Foto0783Foto0810Foto1046 Foto1090

Foto0828Foto0926 Foto0920Foto0921 Foto0689 Foto0845 Foto0883 Foto0940Foto0852 Foto0888Foto0941 Foto0956 Foto0840 Foto0946 Foto0934