adiós

sábado, 23 de febrero de 2013

Meter la pata

A medio camino entre la vieja Antología del disparate (Contestaciones disparatadas en exámenes y revalidas) y aquella serie de televisión que se llamaba Manolo y Benito, la página web hadonejob! recoge tremendas meteduras de pata.

Dejo de lado lo más evidente, la torpeza y descuido de quienes han hecho las cosas que se ven en las fotos, su incapacidad para ver el estropicio o para arreglarlo, y pienso que estas fotos parecen inventadas, instantáneas de pesadillas, fragmentos de esas visiones en la que nos vemos desnudos en una recepción formal, corriendo delante de un coche por un pasillo, cerrando un grifo que no para de gotear. Cagarla es algo frecuente y no solo en actos de escasa importancia, sino en decisiones de las que dependen cosas muy importantes, a veces hasta la existencia misma. Cagarla por un descuido puntual, una distracción momentánea, es frecuenta y mueve a risa; hacerlo mediante un prolongado y notable esfuerzo es lo que lleva a la mayoría a la consulta del psicólogo, en el mejor de los casos.

Que tire, sin embargo, la primera piedra, pero que la tire bien, quien no haya hecho o haya estado a punto de hacer cosas semejantes a estas.

Por cierto, ¿no será toda esta política de control anoréxico del deficit y de recortes un error como los de las fotos?

Fuente de las fotos, a través de repubblica

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

 

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

 

 

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

 

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

 

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

 

_avevi_un_lavoro_l_ironia_del_web_sugli_errori_madornali-53163168

 

''Avevi un solo lavoro da fare'': ironia del web sugli errori madornali

jueves, 21 de febrero de 2013

Dia internacional de la lengua materna

Hoy,  21 de febrero, se celebra el día internacional de la lengua materna.
Cada dos semanas desaparece una lengua.
Quedan 70 hablantes Vilamoviano (Polonia), 35 Menominee (E.E.U.U.), 5 de Ndai (Camerún) y ninguno de Akkala Sami (Rusia). (Brevísimo video)
Los que enseñamos una lengua que no es nuestra lengua materna quizá podamos ser conscientes mejor que otros del tiempo sedimentado que vive en su interior, de la visión del mundo que conlleva, de como se adhiere a la realidad,  al tiempo que la conforma. Pero, quizá en mayor grado que los hablantes nativos, también somos náufragos en un océano de duda e ignorancia, y estamos obligados a constantes consultas, desmentidos. Lo que en un hablante nativo es un descuido en nosotros huele a error. Quizá por eso sabemos, siempre exiliados parciales y un poco culpables, lo que es y lo que no es una verdadera lengua materna, porque tal vez, siendo hijos adoptivos, podemos vivir una lúcida esquizofrenia.
 
 

lunes, 18 de febrero de 2013

La exposición de febrero- marzo en elparedodndehelarte: Pepón el cocinero (Texto: Esther Lozano. Ilustraciones: Mónica Pasamón (II)

 

La exposición de febrero- marzo en elparedodndehelarte: Pepón el cocinero (Texto: Esther Lozano. Ilustraciones: Mónica Pasamón (I)

 

9

Cuando llega el verano cierro el restaurante y me voy a la playa con mi familia. Mi sobrino Peppo viene también y salimos a pescar hasta el faro del puerto.

 

10

Peppo y yo nos lo pasamos genial juntos. Pescamos sardinas y salmonetes. Un día, incluso, cogimos, un pulpo gigante. ¡Qué susto se llevó Peppo! Y luego, ¿quién creéis que cocinó lo que hemos pescado? ¡Lo habéis adivinado! ¡Yo, claro! ¡Ja, ja ,ja!

 

11

Cuando llega el otoño los árboles se quedan sin hojas y…sin frutos. Entonces, ya no puedo hacer mis postres favoritos con productos naturales. Así que, ¿sabéis lo que hago? Me voy de paseo…¡Ja, ja ,ja! Sí, me doy largos paseos por el monte de mi pueblo, me subo hasta el castillo y desde allí contemplo todo el campo…que está precioso…

 

12

Los colores del otoño. El rojo y el verde tiñen el paisaje. ¡Qué hermosa es la naturaleza! Por eso, ya sabéis, chicos, hay que respetar a los animales, los árboles y las plantas. ¡Ah, se me olvidaba! ¿Sabéis qué hacemos mis amigos y yo cuando vamos al monte?

 

13

¡Cogemos setas! Luego las guiso y merendamos todos juntos. Mientras se las comen, se oye mmm, mmm. ¡Ja, ja ,ja!

 

14

La Navidad sigue al otoño…y toda la familia nos juntamos para celebrarla. Yo preparo la cena de Nochebuena, porque se que es el mejor regalo que puedo hacerles. Y esa noche cocino con más cariño que nunca.

 

15

Pero aun queda un día muy especial, que todos esperan con mucha ilusión. El seis de enero, claro, cuando vienen los Reyes magos. Los Reyes, casi siempre, me traen algo relacionado con mi oficio. El año pasado me trajeron una batidora nueva…¡Ja, ja ,ja!

 

16

Cuando el invierno se acaba llega la primavera de nuevo y mis postres vuelven a alegrarles la vista a mis clientes…y su paladar, también. ¡Ja, ja ,ja!

 

17

Para mí, hay pocos oficios más bonitos que el de cocinero. ¡Me encanta mi profesión! Y a vosotros, ¿qué os gustaría ser de mayor? ¿Lo habéis pensado ya? Fin.

La exposición de febrero- marzo en elparedodndehelarte: Pepón el cocinero (Texto: Esther Lozano. Ilustraciones: Mónica Pasamón (I)



Por tercer año consecutivo ( Peppo y la noche mágicaEl tesoro de Marina) tenemos el gusto de acoger un cuento de Esther Lozano ilustrado por Mónica Pasamón. Se trata de Pepón el cocinero, una especie de reconstrucción, dirigida a los niños,  de los motivos por los que una persona puede elegir de manera vocacional una profesión.
La cercanía que disfruto con los materiales de las exposiciones me lleva a sentir algo parecido a lo que seguramente sienten los cocineros de vocación con respecto a los manjares que preparan. Me refiero a la emoción que acompaña el acceso a los originales  -algo así como pelar  las verduras-, el enmarcado -parecido al gusto de ponerlas a hervir con la sal justa-  y, por último, colgarlos -emplatar la comida, como dicen ahora. También, seguramente, como en el caso de los cocineros, seré uno de aquellos a los que mejor les sabe su propio plato. Pero ese sabor no empaña el deseo de compartir la emoción. Comer solo es muy aburrido, aunque todo esté muy bueno.
Javier Brox

Esther Lozano, autora de los textos del cuento, presenta la obra:

CUENTOS CON ARTE (Mónica Pasamón y Esther Lozano) nos vuelven a visitar con otra de sus historias ilustradas; esta vez sobre los ricos alimentos que están a nuestro alcance…. y que, como Pepón, podemos cocinar para llevar una alimentación sana.
Este tema es de crucial importancia para los niños (y sus padres) en estos tiempos de prisas, de comida basura y de obesidad temprana.
Todos conocemos a grandes cocineros de fama internacional que enseñan deleitando el arte del buen yantar… pero aunque Pepón no sea tan famoso, sus años de cocinero le avalan como un gran experto en la materia.
Disfrutemos de este cuento, cuya inocencia recalca los placeres de la buena mesa, los placeres de la vida sencilla.
Esther Lozano

1'
¡Hola, chicos! Me llamo Pepón…y soy el mejor cocinero de mi pueblo.
 

2
Todos dicen que mis postres están deliciosos, y algunos maleducados ¡hasta se chupan los dedos! ¡Ja, ja ,ja! “¿Cómo lo haces?”, me preguntan. “Lo siento, es secreto”, les contesto siempre. pero a vosotros os lo voy a a contar.
 

3
Desde que era muy pequeño y vivía en la granja con mis padres, siempre he querido a los animales, y me hice amigo de todos…¡Hasta de las mariposas!
 

4
Ahora que soy cocinero, las mariposas me traen el néctar de las flores para que mis abejas hagan la miel más sabrosa.


5
Las gallinas me guardan sus huevos más gordos y lustrosos.


6
La mamá cabra me da una leche blanquísima que alimenta a sus cabritillos y a mis clientes también. ¡Ja, ja ,ja! “¡Qué flan tan rico!”, dicen.


7
Además, siempre he cuidado los árboles, y ahora ellos me dan sus mejores frutos: peras, cerezas, manzanas… Y con ellas hago mis famosas compotas, ¡tan ricas…mmm!


8
“¿Por qué no escribes un libro de cocina?”, me dicen mis amigos. Pero yo les respondo que es mejor que cada uno utilice su imaginación. Los  libros de recetas, ¡al cajón!…¡Ja, ja ,ja!
Continúa:

La exposición de febrero- marzo en elparedodndehelarte: Pepón el cocinero (Texto: Esther Lozano. Ilustraciones: Mónica Pasamón (II)