Exposición conjunta con la escuela de Arte de Huesca

lunes, 23 de febrero de 2015

Los trajes de los premios Óscar. El vestido de Angelina Jolie que cosió Pasquale por quattro soldi alla fiera di Napoli. Lo que cuenta Saviano en Gomorra.

“La noche de los Óscar, A. Jolie lleva puesto un traje hecho en Arzano por Pasquale. Mínimo y máximo. Millones de dolares y seiscientos euros al mes”. (Gomorra, R. Saviano)

Cuando se habla de los Óscar siempre me acuerdo de lo que cuenta Saviano en Gomorra (2006). Si estoy en clase, siempre pregunto si alguien conoce la historia. Pienso que alguno habrá leído el libro o habrá visto la adaptación cinematográfica de M. Garrone, en la que también aparece el episodio. Lo más frecuente es que nadie sepa nada. Y entonces, no puedo evitar enrollarme contando la historia del vestido blanco que  A. Jolie llevaba en una de las ceremonias de entrega de los premios. Son cosas que en mi cabeza han quedado unidas para siempre, quizá por su valor simbólico, por el iceberg grisáceo que esconden bajo la punta de la superficie glamurosa.

(Fuente de la foto)

Saviano cuenta cómo los clanes camorristas de algunas zonas de Campania (“I paesi di Las Vegas e quelli "dintra lu Capu". Casarano, Tricase, Taviano, Melissano ossia Capo di Leuca, il basso Salento) financian los talleres ilegales que cosen los trajes exclusivos de las grandes firmas de la costura italiana, il Made in Italy de lo más alto de la moda de alta gama.

Entre paréntesis: me viene a la cabeza lo que hace no mucho dijo J. Goytisolo sobre la Marca España, el equivalente doméstico del Made in Italy: “Este mito de la Marca España hay que deshacerlo. Este optimismo… Si fuera caricaturista pondría a un parado sentado en la acera pidiendo para comer y alguien que viene a anunciarle que la agencia Standar & Poor's ha elevado la nota de España de A Plus a A Plus Plus. Eso es lo que nos están vendiendo”.

Los clanes camorristas ofrecen créditos a un interés comedido para financiar la confección de los trajes de las grandes marcas, los trajes que parecen hechos de piel de ángel.  Los cosen trabajadores especializados de esos talleres de alta costura en negro, en condiciones precarias en cuanto a garantías laborales (“In queste fabbriche non ci sono sguardi che fissano il terreno. Sanno di lavorare sull'eccellenza, e sanno di avere stipendi infimi. Ma senza l'uno non c'è l'altro. Si lavora per prendere ciò di cui hai bisogno, nel miglior modo possibile, così nessuno troverà motivo per cacciarti. Non c'è rete di protezione. Diritti, giuste cause, permessi, ferie”).

Llegan unos subasteros con la tela y los jefes de los talleres hacen ofertas, compiten entre ellos por hacerlo lo más rápido posible en el menor tiempo. 20/15/25, por, ejemplo, veinte vestidos en quince días, a 25 euros por vestido. A los talleres, al que ha ganado la oferta y a los otros, por si acaso el primero no es capaz de cumplir, les dan la tela, mientras que la financiación de lo demás corre a cargo del capataz. Por eso, los clanes ofrecen créditos. Cuando se entreguen las piezas, los vellocinos de raso o seda cosidos  como si no lo estuvieran por delicadas manos que cobran en negro, una vez superados los estrictos controles de calidad, los capataces recibirán por fin el pago de las grandes firmas. Los vestidos que no pasen a hacer parte de los modelos firmados, esos que llevan todo tipo de garantías, entrarán en el mercado de lo falso, de lo falso excelente, eso sí, pero no de lo auténtico. Vamos que, en este caso, el gustirrinín del futuro comprador estará más en lo que se ahorra que en lo que se gasta.

Uno de esos trajes, el traje blanco que cosió Pasquale, un mago de la aguja, por el que recibió poco más que una mediana propina, acabó en las imágenes de todo el mundo como paradigma de gracia, glamur, estilo, refinamiento, clase, a fin de cuentas, sobre el cuerpo de A. Jolie, dulce como la miel, suave como algodón, recio como espuma termo elástica que apenas guarda memoria de quien se apoya en ella, apenas (“Jolie vestita di bianco. Il completo cucito da Pasquale. La giacca portata direttamente sulla pelle. Bisognava avere il talento di vestirla senza nasconderla. Il tessuto doveva accompagnare il corpo, disegnarlo facendosi tracciare dai movimenti”). Quizá el traje sí que tenía memoria, quizá en sus costuras estaba el recuerdo de quien lo había cosido por quattro soldi alla Fiera de Nápoli. Él lo vio por primera vez bien lucido un día al volver a casa para comer, entre sesión matutina de costura y sesión vespertina de costura, cuando se paró a echar un vistazo a la tele y estaban repitiendo un trozo de la entrega de los Óscar…tal día como hoy…

“Tutta la moda delle passerelle, tutta la luce delle prime più mondane proviene da qui. Dal napoletano e dal Salento. I centri principali del tessile in nero.   In tv Angelina Jolie calpestava la passerella della notte degli Oscar indossando un completo di raso bianco, bellissimo. Uno di quelli su misura, di quelli che gli stilisti italiani, contendendosele, offrono alle star. Quel vestito l'aveva cucito Pasquale in una fabbrica in nero ad Arzano. Gli avevano detto solo: «Questo va in America». Era andato a prendersi la stoffa al porto, lo ricordava ancora bene quel giorno. Gliene avevano commissionati tre, di vestiti, senza dirgli altro. Sapevano a chi erano destinati, ma nessuno l'aveva avvertito. In Giappone il sarto della sposa dell'erede al trono aveva ricevuto un rinfresco di Stato; un giornale berlinese aveva dedicato sei pagine al sarto del primo cancelliere donna tedesco”.

Todas las citas en italiano provienen Saviano, Roberto,Gomorra. Viaggio nell'impero economico e nel sogno di dominio della camorra, collana Strade Blu, Arnoldo Mondadori Editore, 2006, pp. 331

Ed tascabile: Gomorra, collana Piccola biblioteca Oscar, Arnoldo Mondadori Editore, 2010, pp. 397

Trad. en español. Ed. de bosillo

Fotos de algunos de los modelos que ayer lucieron las estrellas en la 87 edición del rollo (fuente de las fotos):

Jennifer Aniston (ansa)

Bianco, rosso e nero: i colori sul red carpet da Dakota Johnson a mamma MelanieMamma Melanie Griffith e Dakota Johnson, protagonista del blockbuster del momento "50 sfumature di grigio", sfilano una accanto all'altra sul tappeto rosso degli Oscar numero 87. Ma alla domanda se andrà a vedere il film della figlia l'ex moglie di Antonio Banderas ha detto: "Non credo di farcela". (reuters)

Patricia Arquette candidata come attrice non protagonista per "Boyhood". (afp)

Felicity Jones candidata come miglior attrice non protagonista per "La teoria del tutto" (ap)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada