Exposición conjunta con la escuela de Arte de Huesca

miércoles, 8 de julio de 2015

Devaneos de verano (VI). Jornada del beso, lo que faltaba: Por otra senda yo, por otra senda, que no conduce al beso…

 

Por otra senda yo, por otra senda,/ que no conduce al beso aunque es la hora (Miguel Hernández)

A través de Repubblica caigo en un blog dedicado a las fotos que retratan el instante previo al beso. Le doy vueltas al asunto en el poco tiempo libre que tengo últimamente y llego a la conclusión que lo que da gravedad al beso en la boca son las narices, verdaderas velas maestras que condicionan la navegación de los labios hasta su encuentro. El apéndice fuerza a adoptar planos inclinados, posturas desiguales sin cuya asimetría el beso se convertiría en un mero acto protocolario, un inmediato choque de morros o intercambio muscular de lengüetadas. Los líderes del socialismo real, antes de la caída del muro de Berlín,  se besaban saltándose la nariz como si de una carrera de obstáculos se tratara, a toda leche, ignorando la protuberancia, chafándola o esquivándola con gesto marcial, sin la delectación y dulzura que conlleva el beso amante. La nariz dramatiza el encuentro, porque, al complicarlo, obliga a buscar estrategias, ralentiza en encuentro, crea micro instantes muertos a través de los cuales sentimos reafirmarse el deseo. La nariz, además también permite pentimentos, es una cortina tras la cual protegernos en caso de que lleguen los bárbaros. A veces, como en el beso de J. Dean que aparece a continuación, la gracia no está en el muerdo, sino en el llamado beso esquimal, un fructífero roce de napias que deja sedientos de dulzura a los interesados. Por último, la inclinación de la cabeza delata las ganas de fusión y basta una leve recuperación de la verticalidad en el rostro del otro para que intuyamos un probable rechazo.

image

image

image

image

image

Cuando se besaron ella sintió su lengua inmediatamente, tensada y fuerte, pasando entre sus dientes, como un matón que se abre camino en un recinto. Penetrándola. La lengua se le encogió y retrocedió con una repulsión instantánea, dejando aún más espacio para Edward. Él sabía bien que a ella no le gustaba aquel tipo de beso y hasta entonces nunca había sido tan brioso. Con los labios firmemente prensados contra los de ella, sondeó el suelo carnoso de su boca y luego se infiltró en los dientes del maxilar inferior, hasta el hueco donde tres años atrás le habían extraído con anestesia general una muela del juicio que había crecido torcida. Era la cavidad donde la lengua de Florence solía adentrarse cuando estaba abstraída. Por asociación, era más parecida a una idea que a un lugar, era más un nicho privado e imaginario que un vacío en la encía, y se le hizo extraño que otra lengua también entrase allí. Era la punta afilada y dura de aquel músculo ajeno, temblorosamente vivo, lo que la repugnaba… (Chesil Beach, Ian McEwan, Anagrama, 2008, Trad. Jaime Zulaika, p. 38-39)

image

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada