Exposición conjunta con la escuela de Arte de Huesca

lunes, 28 de septiembre de 2015

Aquel(sic) agua tan fría y tu forma de mirar en Marte. La NASA anuncia el hallazgo de agua en estado líquido.

 

(Fuente de las fotos a través de Mars Reconnaissance orbiter/University of Arizona/JPL/NASA)

Foto 1 cf. infra

“Spender se incorporó, saltó sobre la hoguera, y antes que los otros alcanzaran a moverse, dio un golpe a Biggs en los dientes y otro golpe en una oreja. Biggs se dobló y cayó en las aguas del canal. Luego Spender esperó en silencio a que Biggs volviese a la orilla de piedra. Cuando Biggs apareció ya los demás sujetaban a Spender.
- ¡Eh, Spender! ¿Qué mosca te ha picado? -le preguntaban.
Biggs salió del agua chorreando. Al ver que los otros sujetaban a Spender, dijo:

- Bueno -y dio un paso adelante.
- Basta -dijo el capitán Wilder.
Los hombres soltaron a Spender. Biggs se detuvo y miró al capitán.
- Bueno, Biggs, vaya y cámbiese de ropa. Y ustedes, ¡adelante con la fiesta!
Spender, venga conmigo.

Foto 2

Siguieron la fiesta. Wilder se alejó y se volvió hacia Spender.
- ¿Podría explicarme qué ha pasado? -le preguntó.
Spender miraba hacia el canal.
- No lo sé. Sentía vergüenza... Por Biggs, por todos nosotros, por ese ruido...
Señor, ¡qué espectáculo!

- El viaje ha sido largo. Necesitan un poco de diversión.
- ¿Y el respeto, capitán? ¿No entienden lo que es correcto?
- Usted está cansado, Spender, y ve las cosas de otra manera. Le pondré una
multa de cincuenta dólares.
- Está bien, capitán. Pensé en ellos. En ellos que nos miran mientras hacemos el ridículo.
- ¿Ellos?

Foto 3

- Los marcianos, muertos o vivos.
- Muertos, la mayoría al menos -dijo el capitán-. ¿Usted cree que saben que
estamos aquí?
- ¿Acaso lo más viejo no se entera siempre de la llegada de lo nuevo?
- Quizás. Habla como si creyera en los espíritus.

- Creo en las obras, y hay muchas obras en Marte. Hay calles y casas, e imagino que también habrá libros, y grandes canales, y relojes, y cuadras, si no para caballos quizá para animales domésticos de doce patas, ¿quién sabe? En todas partes veo cosas usadas. Cosas que fueron tocadas y manejadas durante siglos.


Foto 4

»Si usted me pregunta si creo en el espíritu de las cosas usadas, le diré que sí. Ahí están todas esas cosas que sirvieron algún día para algo. Nunca podremos utilizarlas sin sentirnos incómodos. Y esas montañas, por ejemplo, tienen 57 nombres... Nunca nos serán familiares; las bautizaremos de nuevo, pero sus verdaderos nombres son los antiguos. La gente que vio cambiar estas montañas las conocía por sus antiguos nombres. Los nombres con que bautizaremos las montañas y los canales resbalarán sobre ellos como agua sobre el lomo de un pato. Por mucho que nos acerquemos a Marte, jamás lo alcanzaremos. Y nos pondremos furiosos, ¿y sabe usted qué haremos entonces? Lo destrozaremos, le arrancaremos la piel y lo transformaremos a nuestra imagen y semejanza.
- No arruinaremos este planeta -dijo el capitán-. Es demasiado grande y demasiado hermoso.
- ¿Cree usted que no? Nosotros, los habitantes de la Tierra, tenernos un talento especial para arruinar las cosas grandes y hermosas. No pusimos quioscos de salchichas calientes en el templo egipcio de Karnak sólo porque quedaba a trasmano y el negocio no podía dar grandes utilidades. Y Egipto es una pequeña parte de la Tierra. Pero aquí todo es antiguo y diferente. Nos instalaremos en alguna parte y lo estropearemos todo. Llamaremos al canal, canal Rockefeller; a la montaña, pico del rey Jorge, y al mar, mar de Dupont; y habrá ciudades llamadas Roosevelt, Lincoln y Coolidge, y esos nombres nunca tendrán sentido, pues ya existen los nombres adecuados para estos lugares.

- Ésa será la tarea de ustedes, los arqueólogos: encontrar los viejos nombres.
Nosotros los usaremos.
- Unos pocos hombres contra todos los intereses comerciales... -Spender miró las montañas de hierro-. Ellos saben que estamos aquí esta noche, escupiendo en el vino de ellos, y puedo imaginar cómo nos odian.
El capitán meneó la cabeza.
- No hay odio aquí. -Escuchó el sonido del viento-. Por el aspecto de estas
ciudades, parece que eran seres graciosos, hermosos y sabios. Aceptaron lo que traía el destino. Admitieron resignados la muerte de la raza y no se lanzaron en el último momento a una guerra desesperada que hubiese destruido sus ciudades.
Las que hemos visto hasta ahora están intactas. Es probable que no nos Presten atención; como si fuésemos niños que juegan en un jardín, conociendo y comprendiendo a los niños por lo que son. Y, además, quizá Marte nos haga mejores… (Bradbury, Ray, Crónicas marcianas, p. 56-57)

Foto 5

Foto 1: These dark, narrow, 100-metre streaks called recurring slope lineae flowing downhill on Mars are inferred to have been formed by contemporary flowing water (Guardian).

Foto 2: The image shows dark narrow streaks flowing down the west facing slopes of Coprates Chasma in the equatorial region of Mars (Guardian).

Foto 3: Another view of water streaks flowing downhill on Mars. Recently, planetary scientists detected hydrated salts on these slopes at Horowitz crater, corroborating their original hypothesis that the streaks are indeed formed by liquid water (Guardian).

Foto 4: Dark narrow streaks called recurring slope lineae emanating out of the walls of Garni crater on Mars. The dark streaks here are up to few hundred meters in length. They are thought to be formed by flow of briny liquid water on Mars (Guardian).

Foto 5: The image shows dark narrow streaks flowing down the west facing slopes of Coprates Chasma in the equatorial region of Mars (Guardian).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada