Exposición conjunta con la escuela de Arte de Huesca

jueves, 26 de febrero de 2015

El reino de M. Poubelle, prefecto parisino, monarca de los cubos de basura.Reciclar las basuras, un trasunto de la purificación en el desierto. Los parque temáticos y las plantas de reciclaje.

 

In the desert you can't remember your name
Cause there ain't no one for to give you no pain
(America - A Horse With No Name)

Tengo entendido que Zaragoza cuenta con uno de los centros de reciclado de deshechos más avanzados no sé bien si  de España, de Europa o del mundo (los tres compartimentos en los que se ha cuadriculado mi cabeza, dejando a un lado el universo). Llegó a mis oídos que una vez tuve una alumna relacionada con ese centro y otros alumnos me han hablado de visitas escolares en las que han podido contemplar cómo se trata a las basuras. cómo me hubiera gustado hacer una visita VIP guiado por una directiva del centro, incluso acompañar a una comitiva escolar. Es un mundo que me atrae enormemente, mucho más que otro tipo de plantas especializadas en el tratamiento de otros deshechos, como del ocio,  los parques temáticos semejantes a Tierra mítica o Portaventura. En Dinópolis, por ejemplo, uno de los juegos consiste en buscar huesos escondidos en la tierra, algo parecido a rebuscar entre la basura, unos de los trabajos precarios que seguramente contabilizan las autoridades entre los puestos de empleo que se están creando últimamente. Montañas rusas de bolsas de basura, tiovivos des cascos vacíos que van seleccionando manos expertas, como en ese ritual que consiste en tocar la mano del amigo que pasa en los coches de choque. Pagaría una entrada sustanciosa  por perderme en ese mundo que me trae a la cabeza también los laberintos infantiles que hasta hace no mucho había en los centros comerciales de la periferia de las ciudades. recuerdo a mi hija encaramada a los más alto de una de las piezas del colorido mecano. ven, ven, le decíamos. Y ella dijo no solo una vez. A continuación, desapareció engullida por las curvas y descensos vertiginosos, un frenesí de sensaciones que llevan a olvidar el propio cuerpo.

Volviendo a los deshecho, me interesa más el proceso que el resultado final, que tiene también mucho de simbólico. La basura reciclada, convertida en otra materia que pasa al nivel de lo utilizable, de los objetos dignos de estar a la altura de los ojos y no ahí abajo, como los cubos de basura. El reciclado me hace pensar en las resurrecciones, las milagrosas o las que tienen que ver con un periodo de expiación. Una planta de reciclaje es como una estancia en el desierto para conocerse, como un retiro en un páramo. En esos lugares, a menudo, no se come y se bebe solo agua, no sé si para no producir deshechos o para poder tratarse uno a si mismo como un desecho del que debe salir nueva materia purificada. El increíble Vargas LLosa se retira a una clínica marbellí de vez en cuando y de allí sale siendo otro, cosa que debería hacer más a menudo, en mi opinión, a ver si por fin lo consigue.

El método tradicional de tratamiento de los deshechos, humanos o no, ha sido la cremación, el enterramiento o la inserción en una corriente que aleja de nosotros la materia inerte. Las viejas fotos que encuentro en internet sobre cómo era tratada la basura hace muchos años en lo que entonces era todavía la capital del mundo ilustran lo que digo.

(Fuente de las fotos y de los pies de foto)

Le Préfet Poubelle

 

Photo Atget - Pendant longtemps, les Parisiens ont jeté leurs déchets sur la voie publique ou dans les fossés.
Le 24 novembre 1883, Eugène Poubelle, préfet de la Seine, signe le fameux arrêté qui oblige les propriétaires parisiens à fournir à chacun de leurs locataires un récipient muni d'un couvercle. Cet arrêté dispose que : « Dorénavant, les ordures ménagères seront ramassées par l'intermédiaire d'un récipient de bois garni à l'intérieur de fer blanc, de manière que rien ne puisse s'en échapper… ».

Photo Paul Géniaux - Trois boîtes étaient obligatoires : une pour les matières putrescibles, une pour les papiers et les chiffons, et une dernière pour le verre, la faïence ou les coquilles d'huîtres !

Photo Paul Géniaux - Usine de broyage des ordures de Saint-Ouen
Certains chiffonniers ont l'autorisation de faire un dernier tri

Usine de broyage d'ordures de Saint-Ouen

Arriva la crue de 1910, et les inondations...
31-1-1910, rue de la Convention, 2 charrettes de détritus
Avec la crue, les six usines d'épuration et d'incinération au bord de la Seine deviennent inaccessibles. Le préfet Lépine met en place l'opération Ordures au fil de l'eau pour prévenir les épidémies : les 500 chariots hippomobiles qui collectent chaque matin 1 500 tonnes d'ordures déversent des tombereaux de déchets dans la Seine à partir du pont de Tolbiac et du viaduc d'Auteuil pour les évacuer.

Viaduc d'Auteuil 1910
Les chariots hippomobiles déversent des tombereaux de déchets dans la Seine

1910 Déchets déversés dans la Seine, ni vu, ni connu.
Bien évidemment, à la décrue, les communes en aval ont ronchonné, puisqu'il y avait des détritus jusqu'au sommet des arbres....

Qui dit ramassage, dit aussi difficultés. Comme les intempéries ou grèves....
Décembre 1917, les ordures ménagères ne peuvent être enlevées à cause du froid

En 1913, de nouvelles boîtes à ordures sont installées, avec un couvercle

Nouveau "camion-poubelle" de la Ville de Paris 1934

Ramassage des ordures aux Halles

Les poubelles des années 1950' - Photo Marcel Bovis

Grève du ramassage des ordures à Paris pendant les évènements de Mai 68
© Ina / Bernard Allemane

Grève des éboueurs 1974 - Il aura fallu attendre près d'un siècle entre l'invention de la poubelle et la mise en place d'une véritable collecte et de lieux de stockage des déchets.
En 1975, la loi confie aux collectivités locales la responsabilité d'organiser la collecte des déchets ainsi que leur traitement ou leur stockage dans un lieu agréé. Elle sera modifié en 1992 pour y inclure des normes environnementales.....

1 comentario:

  1. Aunque no soy asiduo, suelo dejarme caer por el PTR (Parque Tecnológico del Reciclado) que mencionas.
    A pesar de la suciedad y el olor desagradable que se percibe, lo frecuento para observar al enorme número de inquietantes buitres que esperan pacientes a sus camiones favoritos (distinguen perfectamente los que llevan plástico, hierro o sustancias comestibles). También hay cigüeñas, estorninos y pajarracos varios.
    Todo un espectáculo, gratuito y en sesión continua. Te recomiendo que lo visites con cámara en ristre.
    Si te animas te recomiendo que vayas al final del todo, en la parte mas alta. No tiene pérdida.

    ResponderEliminar