adiós

miércoles, 13 de agosto de 2014

Elogios e historias del perro, según Buffon, y algunas fotos caninas

 

imageDetalle de un cuadro de H. Rousseau

IMGP4170Soldado de la Primera Guerra Mundial con su perro de rescate. Foto de una exposición

image

Fragmento de:

Les quadrupèdes : animaux domestiques et animaux sauvages en France ; précédés du Discours sur la nature des animaux(Fuente)

IMGP4118Perro a la espera de ayuda para conectar el cargador de su tableta

Le petit Buffon des enfans, ou Extrait d'histoire naturelle des quadrupèdes, reptiles, poissons et oiseaux

Le petit Buffon des enfans, ou Extrait d'histoire naturelle des quadrupèdes, reptiles, poissons et oiseauxFuente

IMGP3929Esqueletos de distintos cuadrúpedos

Esqueletos y cráneos de perros y lobo:

IMGP3966

IMGP3967

2 comentarios:

  1. La últimas fotos son del Museo de historia natural de París, ¿no?.
    Nos encantó el edificio. Nuestro apartamento estaba justo enfrente, en la calle Buffón, precisamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal va todo, Miguel? Sí, las fotos son del Museo, un sitio al que quizá yo no habría ido si no hubiera sido por mi mujer. El edificio del pabellón de los esqueletos es fantástico, quizá por lo poco restaurado y retocado que parece. He tenido la sensación de que muchos de los grandes sitios que se pueden visitar en París se han salvado de la obsesión por la reforma lujosa, por los baños de mármol y la grifería monomando de los museos españoles. Escaleras de madera que cruje y numerosos desconchones son parte del encanto de este pabellón. Otro, el de la evolución, que está justo al final del jardín, y que se presenta como una de las estrellas del museo, está actualizado, aunque la estructura es la original. La actualización, que básicamente consiste en informática para visitantes, le da un aire casi más caduco que el que tiene el de los esqueletos. Monitores de hace diez o quince años que no funcionan o funcionan mal, paneles electrónicos que informan de lo mismo que una vieja tabla de papel. En fin, que la obsesión por la renovación esconde seguramente puro y duro negocio en muchos casos.
      Saludos.
      ¿Por cierto, cogiste el sobre en conserjería?

      Eliminar