adiós

miércoles, 13 de febrero de 2013

Maridito por horas.

 

- ¿Así que ahora me estás dando las gracias por acostarme con tu mujer?

- ¿Por qué no? Gracias a ti, hay una posibilidad de que Fanny empiece a creer en sí misma de nuevo.

-Llame al doctor Arreglatodo, ¿eh? Repara matrimonios rotos, cura almas heridas, salva parejas en peligro. No es necesario pedir hora, visitas a domicilio las  veinticuatro horas al día. Marque nuestro número gratuito. Así es el doctor Arreglatodo. Le entrega su corazón y no pide nada a cambio”. Paul Auster, Leviatán, Compactos Anagrama, 2010, p., 114.

Así de intrépida es el alma del emprendedor cultivado. Leyó la novela de Auster, detectó un nicho de mercado y se le ocurrió sacar provecho: 

25012013596

No hay comentarios:

Publicar un comentario