adiós

lunes, 30 de abril de 2012

¡Quíén fuera alpaca!

Con el calor veraniego ya en el horizonte, les llega a las alpacas el turno de ir a la peluquería. A mí también me llega, porque, aunque escaso y poco calorífero, no deja de crecer este jodido pelo, un tiempo fuente de dicha y orgullo y hoy doméstico no del sol, como el gallo de Góngora, sino de los años que pasan.

Voy pidiendo a las mujeres con las que tengo algo de confianza –no la tengo con ningún hombre- que me eviten el mal trago de ir a la peluquería, pero no se apiadan de mí, que si va a quedar mal –mejor mal que relamido, como va a quedar en la peluquería-, que si se va a llenar todo de pelos –me comprometo a usar la escoba, el aspirador ciclónico y hasta el desinfectante-, que si las tijeras no cortan –no se me ocurre nada que decir.

(Fuente de la fotos)

Austria, facce da alpaca per la tosatura di primavera

30042012709

Austria, facce da alpaca per la tosatura di primavera

30042012708

Austria, facce da alpaca per la tosatura di primavera

No hay comentarios:

Publicar un comentario