Viaje a Francia en 2016

jueves, 4 de noviembre de 2010

Aldabas de Praga (II)

Aldabas de Praga (I)

Praga no suelta. No nos suelta a nosotros dos. Esta mamaíta tiene garras. Hay que adaptarse o… Deberíamos prenderle fuego en dos puntos, el Vyšehrad y el Hradschin, y así sería posible liberarnos. Piénsatelo un poco hasta el carnaval (F. Kafka en carta a Oskar Pollak, 1902 –citado por Ripellino Angelo Maria, Praga mágica, Julio Ollero edito, 1991, p., 19).

Foto2002

Foto2004

Foto2005

Foto2007

Foto2008

Foto2009

Foto2011

Foto2012

Foto2013

Foto2080

Foto2081

Foto2093

Foto2097

3 comentarios:

  1. Hola, siempre me han llamado la atención las aldabas. Se las historias que se cuenta sobre ellas mas tengo una duda, hace tiempo que me percate que en algunas de ellas el anillo no está en el mismo dedo, he leído sobre este tema y algunos dicen si seria para identificar si la persona era casada o soltera, pero no creo que sea el caso ya que por aquel entonces Vivian varias familias en la misma casa como padres con sus hijos casados ¿sabes algo sobre este tema?…..
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de caer en la cuenta de que te referías a los anillos de las aldabas que son manos. Pensé solo en la entrada dedicada a las aldaba de Praga y no caí en la cuenta de lo que decías.
      Me da la impresión de que los anillos repiten en la mayoría de los casos motivos que aparecen también en los puños de las mangas, que en las manos con anillos suelen aparecer. No sé si tienen que ver con información sobre el estado civil del propietario. Más bien, parecen vagas señales de pretensión nobiliaria o señorial, un poco como los escudos de los hijosdalgo, que proliferaron en algún momento.
      Gracias de nuevo por el interés.
      J. Brox

      Eliminar
  2. No entiendo bien a qué te refieres con lo del dedo. ¿A los dedos con los que cogen la aldaba? Si es así, la verdad es que no tengo ni idea de si puede tener algún significado. Ni siquiera se me había ocurrido que hubiera variaciones en la forma de agarrarlas.
    Gracias por el comentario.
    saludos,
    Javier brox

    ResponderEliminar