Exposición conjunta con la escuela de Arte de Huesca

jueves, 26 de marzo de 2015

Perseos de sí mismos. Fotos victorianas de quienes quisieron descansar por un rato de sus pesadas cabezas.

“In certi momenti mi sembrava che il mondo stesse diventando tutto di pietra: una lenta pietrificazione più o meno avanzata a seconda delle persone e dei luoghi, ma che non risparmiava nessun aspetto della vita. Era come se nessuno potesse sfuggire allo sguardo inesorabile della Medusa.
L’unico eroe capace di tagliare la testa della Medusa è Perseo, che vola coi sandali alati, Perseo che non rivolge  il suo sguardo sul volto della Gorgone ma solo sulla sua immagine riflessa nello scudo di bronzo” (Italo Calvino, Lezioni americane ).

(Fuente de la foto)

Pensemos por un rato que Perseo y Medusa eran un solo personaje escindido entre cuyas partes mediaba la máxima distancia que puede separar el pasado y el presente, lo que decimos de lo que pensamos, los anhelos de las fatigas. La pesadez, de la que Medusa es, según I. Calvino, el emblema, es un extremo de nosotros mismos. El otro,  encarnado por Perseo, es el de la ligereza. Son enemigos irreconciliables, pero conviven en el mismo terreno.  En ese campo sin tajaduras nos movemos como peces enjabonados o cubiertos de lija, arrastrando las zapatillas por el pasillo, dando saltos de ballet, al simple paso voluntarioso la mayor parte de las veces. Los días malos la distancia entre los dos extremos se alarga y no hay manera de encontrar atajos. La mirada de Medusa nos petrifica y Perseo se siente mortalmente cansado. Yo recuerdo que de pequeño sentía que la cama se endurecía, adquiría una solidez rocosa y no había manera  de encontrar una posición cómoda, el calor de las mantas, una postura que me permitiera esquivar la corriente del frío helador. Quizá era el reproche, la culpa.

Hice tal vez las paces conmigo mismo, precarias, amenazadas, conseguí que Medusa mirara solo de reojo a un Perseo que moderó sus ansias de  estar volando  todo el día. Crecí, que diría un psicólogo, pero estoy convencido de que siempre he esquivado la mirada en un espejo en el que no encuentro sino intenciones acusadoras o zonas vacías. Quizá por eso, es mejor mirarse de soslayo, no querer conocerse del todo, limitar la introspección, moderarla mediante una voz que nos escuche, nos conforte.  Así  es como Perseo derrotó a Medusa, evitando mirarla de frente. Pero si el malestar se desborda, entonces no queda otra que mirarse de frente, desafiar a Medusa, salir derrotado, entender que solo Perseo pudo.

Me pregunto si estas fotos victorianas, más allá del juego absurdo, no esconden un anhelo de descanso, la comprensible aspiración a olvidar por un instante que Medusa siempre nos está mirando.

Fuente de las siguientes fotos:

headless14

headless-man

Headless 19

Fuente de las siguientes fotos:

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

The Creepiest Headless Portraits from the Victorian Era

Fuente de las siguientes fotos:

A man doffs his cap as he hold his head on a tray

A manipulated Victorian photograph

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada