adiós

domingo, 6 de mayo de 2012

¡Oh, luna, qué vergüenza de entrada para unas fotos tan hermosas de ti!

holOciosos retornaron los dioses a su hogar, / el país de la poesía, inútiles en un mundo que, / crecido bajo su tutela, / se mantiene por su propia inercia. / Sí, retornaron al hogar, y se llevaron consigo / todo lo bello, todo lo grande, / todos los colores, todos los tonos de la vida,/ y sólo nos quedó la palabra sin alma (Hölderlin, Los dioses de Grecia)

Lo mismo que no es lo mismo un tubérculo que ver tu culo, tampoco lo es la luna de las fotos que las fotos de la luna, pero la diferencia es menor. El caso es que ayer por la noche, los 25.000 km. menos con respecto a la media que nos separaban de ella se notaban un montón, hasta el punto de que parecía que estuviese en el salón o que el mundo fuera una habitación con vistas. Recojo una galería de fotos de esa luna que, omnipresente anoche , hizo las delicias de quienes pudieron quedarse embobados mirándola. Quizá, entre todos ellos, en algún instante, hubo un contacto, un viento a favor que anuló la lejanía sin por ello invadir el momentazo íntimo de su contemplación. Y es que de la misma manera que todos llevamos un desierto dentro, un mar embravecido, un oasis…también tenemos una luna en el corazón, lo que pasa es que un día se fue, como el resto de los dioses, al país de la poesía y se deja ver poco, no llama a menudo, hasta que de repente manda a parar y dice, ¡aquí estoy yo de nuevo para recordaros que tenéis alma!:

(fuente)

Le immagini della SuperLuna

S. Francisco (ap)

Le immagini della SuperLuna

Atenas (afp)

Le immagini della SuperLuna

Johanesburgo (ansa)

Le immagini della SuperLuna

S. Petersburgo

Le immagini della SuperLuna

El Cairo (reuters)

Le immagini della SuperLuna

Los Ángeles (afp)

showNextPhoto()

Dresde (afp)

showNextPhoto()

Minsk (ap)

 

  C. D. Friedrich, Dos hombres contemplando la luna.        

2 comentarios:

  1. Vivo, aún, en un lugar sin alumbrado público. Me he bañado en la luz del la astro emulando a Cleopatra con la leche de burra y me doy cuenta, de que, al contrario que Michael Jackson, encuentro mi piel hermosa. Soy un animal agradecido rodeada de tantos otros que me aceptan. Puedes venir a conocerlos cuando desees, tú y los tuyos sois bienvenidos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, todo se andará.
    Tenemos que cerrar el trato de la expo para el curso que viene. Más adelante escribiré.

    ResponderEliminar